Pese a que reconocen que se podrá valorar más a largo plazo, el CNIO y el CNIC avalan que han seguido trabajando

La investigación biomédica española crece en 2020 más allá del Covid
Valentín Fuster, director del CNIO, y Maria Blasco, directora del CNIC.


27 dic 2020. 14.00H
SE LEE EN 7 minutos
POR I. P. NOVA
Vacunas, pruebas que consiguen detectar la presencia del SARS-CoV-2 en menos tiempo cada día, análisis de la propagación y de las posibilidades mutables del virus… La ciencia ha estado, desde que se iniciara la epidemia del coronavirus, trabajando a contra reloj y aportando lo mejor de si misma para conseguir derrotar al Covid-19. Una lucha que, por mucho que pueda parecer, no ha paralizado el resto de investigaciones relacionadas con áreas ajenas al virus ‘de moda’. El músculo científico del país sigue publicando avances y papers relativos a áreas ‘no-Covid’.

Tanto el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) como el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han seguido trabajando sin descanso e incrementando el número de ‘papers’ que se publicaban pese a tener dos ‘handicaps’ con los que no se encontraban antes de marzo: la importancia de conocer más sobre el SARS-CoV-2 y la necesidad de trabajar con unas medias de seguridad que antes no se tenían.

DIRECTO | Última hora y novedades sobre el coronavirus Covid-19

Redacción Médica ha hablado con ambos organismos quiénes han asegurado que, pese al coronavirus, la investigación científica en sus respectivas áreas no se ha detenido e, incluso en el caso del CNIC, se ha incrementado en este periodo de tiempo respecto a años anteriores. Por parte del CNIO aseguran que su producción científica "es normal". "Si hay algún impacto del confinamiento se verá mas adelante pues la investigación científica lleva su tiempo y no se ven los efectos de manera inmediata", ha añadido.


Ambos organismos coinciden en que cualquier impacto del confinamiento se verá "más adelante"


Aseguran que, de momento, los equipos del CNIO han seguido publicando en revistas científicas importantes avances. "Por ejemplo, hemos abierto una vía hacia una futura terapia génica contra la fibrosis pulmonar asociada al envejecimiento; hemos descrito cómo un virus puede causar diabetes; hemos descubierto cómo el melanoma ‘engaña’ a los mecanismos de defensa del organismo y aumenta la resistencia a la inmunoterapia, y también hemos logrado una estrategia eficaz para inducir regresión en tumores de pulmón causados por el oncogén KRAS en ratones", enumera María Blasco, directora del centro.

Desde el CNIC, narran la experiencia de trabajar en pandemia como un esfuerzo a nivel logístico que no ha posibilitado que el trabajo se realizara igual que antes del virus. El organismo que preside Valentín Fuster reconoce que pese a que no han podido trabajar “al mismo ritmo que se venía haciendo”, se ha podido compaginar la seguridad de los trabajadores con la actividad investigación. Medidas de seguridad y el trabajo en remoto de una parte importante del centro han permitido “seguir con la actividad investigadora”

Con todas estas medidas, el CNIC afirma que “paradójicamente” el número de artículos publicados, la calidad de los mismos, los proyectos conseguidos, etc, se han visto incrementados este año. “No solo no se han reducido, sino que 2020 es uno de los años de mayor éxito científico global del centro”, han afirmado. Aun así, asegura que el impacto de las limitaciones necesarias durante la pandemia podrá visualizarse en el futuro a corto y medio plazo, “aunque en CNIC esperamos que el impacto no sea muy elevado por la gestión comentada previamente”.


Compaginar la investigación con medidas de distanciamiento social


Esas medidas de distanciamiento social o el hecho de que se decretara el estado de alarma ha influido en el trabajo que han hecho desde el CNIC. Además de reducir “de manera importante” la densidad de personal concurrente, especialmente en la primera ola de pandemia, porque el uso de las unidades centrales del centro (donde concurren muchos investigadores) ha tenido que readaptarse para evitar presencias simultáneas.


CNIC: "Las actividades esenciales se han mantenido y esto ha permitido que los proyectos en curso hayan podido seguir desarrollándose"


“Pero, aun así, la investigación en el centro no se ha detenido completamente. Las actividades esenciales se han mantenido y esto ha permitido que los proyectos en curso hayan podido seguir desarrollándose. Se han realizado esfuerzos muy importantes para garantizar la salud de los trabajadores y al mismo tiempo poner todas las medidas para que la investigación se resienta lo menos posible”, afirman.

En el caso del CNIO, su directora María Blasco, asegura que "las investigaciones en curso no se han parado en ningún momento y, con todas las medidas de seguridad, hemos continuado nuestro trabajo con normalidad". "Sí es verdad que se han abierto varias líneas de investigación que tienen que ver con entender qué es lo que produce este virus en el organismo, porque produce patologías muy diversas, desde el riñón al pulmón o el cerebro y eso lo estudian los biólogos moleculares, no solo los médicos. También hemos desarrollado modelos de ratón que puedan servir para entender la enfermedad del Covid-19 y tenemos un proyecto para el desarrollo de un test diagnóstico del Covid-19 que funcionaría de manera muy sencilla", ha añadido.


Una oportunidad para saber ‘lo que vale’ la Ciencia


Coinciden ambos organismo que la pandemia ha visibilizado “de manera muy brusca” el valor tan capital que tiene la investigación en una sociedad. “ Tenemos esperanza de que se incremente aún más la inversión en ciencia tras hacerse tan patente el valor de la investigación de todo tipo (desde la aplicada a la clínica, a la más básica y fundamental)”, confirman desde el CNIC.


El CNIO espera que, con la intrusión del coronavirus, la gente tenga "más claro" la importancia de la Ciencia


Y esto es algo con lo que se aunan con sus compañeros del CNIO. Blasco afirma que "la sociedad ha apreciado la importancia de la ciencia y ha visto que es el camino para encontrar soluciones". A su parecer, la intrusión del coronavirus en la vida diaria de las personas ha hecho que la gente tenga "más claro" que los retos que tenemos por delante como humanidad "van a pasar por la ciencia, bien sea por un tema biomédico, de salud ambiental o de cambio climático".

"Espero que este protagonismo de la ciencia no sea pasajero y que contribuya a recuperar todo lo perdido en los recortes brutales que ha padecido la ciencia en España", adelanta. En su argumentación, la directora del CNIO reclama que estos organismos necesitan "más inversión para seguir avanzando". A su parecer, no solo el resultado de sus investigaciones es valedor de este reconocimiento, Blasco recuerda que "la ciencia ha estado a la altura" respondiendo de una manera muy rápida a la epidemia.

"A las pocas semanas de que se conociera que había un virus, los científicos ya sabían qué virus era, ya se conocía cuál era su genoma y se empezaron a desarrollar vacunas y a encontrar fármacos útiles para su tratamiento. Los científicos no hemos estado parados ni un segundo, aunque no estuviéramos trabajando en algo relacionado con el coronavirus, nos hemos puesto a trabajar sobre ello. Así lo hemos hecho en el CNIO. Porque estamos para esto, para dar solución a las cosas", ha finalizado. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.