23 de octubre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 15:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

España, por debajo de la media OCDE de gasto por servicios hospitalarios

Una 'cesta básica' de servicios que costaría una media de 100, en España se queda un 10% por debajo

Tabla de países según su gasto en salud.
España, por debajo de la media OCDE de gasto por servicios hospitalarios
Redacción
Domingo, 13 de agosto de 2017, a las 17:00
España gasta menos que la media de países en servicios hospitalarios. Así se desprende de un informe publicado por la OCDE sobre precios y volúmenes en Salud en 2014, en el que España queda lejos de los países de cabeza. 

En concreto, ordenados según el nivel de precios de los hospitales, y teniendo en cuenta una cesta de servicios con un coste de 100 unidades de media, la misma cesta costaría un 7 por ciento más en los países Bajos y un 26 por ciento más en Canadá. En España, que se queda en 90, sería de un 10 por ciento inferior el coste al de la media de la OCDE, lejos del 92 por ciento más de Suiza o el 81 por ciento más de Noruega. 

En el otro extremo de la tabla, los servicios costarían un 82 por ciento menos en Hungría y un 78 por ciento menos en Letonia. 

Según el informe, este índice tiende a relacionarse con el Estado de Bienestar, puesto que cuanto más ricos son los países analizados, más altos son sus niveles de precios por servicios hospitalarios. 

Gasto en salud

Sin embargo, las variación de los precios por servicios hospitalarios registra menos variaciones que los gastos en salud, teniendo en cuenta que los países dedican casi el 30 por ciento del gasto sanitario en servicios hospitalarios. 

Ordenados por este criterio de los precios en salud, España escala algunas posiciones en la tabla, registrando un 5 por ciento menos de la media OCDE, que de nuevo se ha fijado en 100 unidades. Una tabla que encabeza Noruega -80 por ciento más- y la cierra también Hungría -un 35 por ciento menos-. 

Según explican los autores, la variación entre países del gasto en salud puede ser el resultado de diferencias en los precios de bienes y servicios o a diferencias en el volumen de asistencia, o también una mezcla de ambos. Esta desagregación del gasto en salud ayuda a los gestores a comprender los factores que influyen y a decidir qué políticas se deben implementar. Estas políticas se diferencian entre países por el alto volumen de bienes y servicios consumidos o por el precio relativamente alto que un país pague por ellos.