Redacción Médica
22 de octubre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

España lidera el primer trasplante cruzado internacional del sur de Europa

Un paciente en España y otro en Italia han recibido un trasplante renal de donante vivo

Beatriz Domínguez-Gil, directora de la ONT.
España lidera el primer trasplante cruzado internacional del sur de Europa
Redacción
Miércoles, 08 de agosto de 2018, a las 10:10
España e Italia se han convertido en los países protagonistas del primer trasplante renal cruzado internacional que se realiza en el sur de Europa. Un paciente en España y otro en Italia han recibido un trasplante renal de donante vivo, gracias al intercambio de órganos entre sus respectivos donantes.

El Gobierno ha informado que tanto donantes como los receptores se encuentran en perfecto estado y ya han sido dados de alta.

Tanto las extracciones renales como los trasplantes se realizaron el mismo día, el pasado 19 de julio, en la Fundació Puigvert de Barcelona, centro de referencia en trasplante renal cruzado y el Ospedale Cisanello de Pisa.


El programa de trasplante renal cruzado: un complicado proceso logístico


El programa de trasplante renal cruzado se basa en el intercambio de donantes de riñón de vivo entre dos o más parejas. Su objetivo es ofrecer a pacientes con insuficiencia renal crónica la posibilidad de recibir un injerto de donante vivo, pese a que su pareja o familiar, que desea hacer efectiva la donación, sean incompatibles.

Este tipo de trasplantes conlleva un complicado proceso logístico, que se hace aún más difícil con su internacionalización. Ésta ha requerido una total colaboración entre las oficinas centrales de las organizaciones nacionales de trasplantes de España e Italia, los coordinadores autonómicos y regionales de trasplantes y los equipos médicos de los dos hospitales que han participado en este operativo. Desde que la ONT realizó el cruce en el que se detectó la posible compatibilidad entre estas dos parejas y los trasplantes, apenas han transcurrido ocho semanas.

En este primer cruce exitoso del programa han participado catorce hospitales. De ellos, diez son españoles, tres italianos y uno portugués. Asimismo se ha contado con 113 parejas donante-receptor: 79 españolas, 19 portuguesas y 15 italianas.

El programa de trasplante renal cruzado es una de las modalidades de trasplante renal de donante vivo que la ONT puso en marcha en hace ahora casi una década, tras desarrollar, en colaboración con un grupo de trabajo multidisciplinar un protocolo de trabajo conjunto. El primer trasplante renal cruzado se efectuó en España en julio de 2009 y, desde entonces, se han realizado 194 trasplantes de este tipo.

El trasplante renal cruzado es una modalidad terapéutica muy desarrollada en determinados países con una elevada actividad de trasplante renal de donante vivo. Este es el caso de Australia, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Holanda o Reino Unido, que llevan realizando este tipo de intervenciones desde hace tiempo con excelentes resultados.

El uso de técnicas quirúrgicas cada vez menos invasivas y el estudio y cuidado del donante (antes, durante y después de la intervención) han permitido potenciar este tipo de trasplantes, dado que las posibles complicaciones para el donante han disminuido considerablemente y en la actualidad la extracción renal de vivo se considera un procedimiento de bajo riesgo.


Un registro de parejas donante-receptor para realizar los cruces


Un aspecto fundamental del programa es el registro de parejas donante-receptor, que necesita una aplicación informática para realizar los cruces y conocer rápidamente sus resultados.

Precisamente fue España, a través de la ONT, quien impulsó la creación del citado programa, entre los países que integran la Alianza de Trasplantes del Sur (España, Francia, Italia, Portugal, República Checa y Suiza). En el primer cruce que ha dado lugar a este primer trasplante decidieron participar junto con España, Italia y Portugal, pero, es probable que el resto de países se vayan incorporando paulatinamente.

El programa debe ser supervisado por el responsable de los programas nacionales de donación cruzada en cada país participante.

Con la internacionalización de este programa, se persigue aumentar las posibilidades que tienen las parejas de encontrar un donante compatible y poder intercambiar los órganos de sus donantes. Cuantas más parejas participen en él y mayor sea su heterogeneidad genética, mayores son las opciones de hacer efectiva la donación y el intercambio renal.