Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

España, 5º país europeo que más paga por errores médicos: 1.386 millones

Un estudio de la Comisión Europea alerta de los costes para la sanidad de los efectos adversos

Los errores médicos suponen entre el 0,2% y el 6% del gasto sanitario.
España, 5º país europeo que más paga por errores médicos: 1.386 millones
Redacción
Miércoles, 01 de febrero de 2017, a las 12:10
El coste de los errores médicos en España se sitúa entre los 185 millones de euros y los 5.546 millones de euros, según los cálculos de un reciente informe de la Comisión Europea en el que alerta de los costes derivados de una mala seguridad del paciente en los servicios sanitarios.
 
El estudio revela que el coste de los errores médicos se sitúa entre el 0,2 por ciento y el 6 por ciento del gasto sanitario. Entre esos dos márgenes se mueven las cifras que se recogen para España. Sin embargo, propone como el porcentaje más probable de este exceso en el 1,5 por ciento del gasto sanitario, que en España correspondería a 1.386 millones de euros. El estudio también indica que en España el 6,84 por ciento de los pacientes españoles sufren errores médicos.
 
El quinto de la UE
 
En el conjunto de la Unión Europea, el coste se sitúa entre los 2.820 millones de euros y los 84.605 millones de euros. Si se toma la referencia del 1,5 por ciento del gasto sanitario empleada anteriormente, la Unión Europea gastaría 21.151 millones de euros en efectos adversos en los hospitales.
 
Alemania, Francia, Italia y Reino Unidos son los únicos países europeos que gastan más dinero en subsanar este tipo de errores. Es Alemania el país de la UE que más gastaría en errores médicos ya que, según este cálculo, su horquilla se sitúa entre los 658 millones y los 19.763 millones, siendo la cifra más probable 4.940 millones de euros.
 
No obstante, esta estimación no tiene en cuenta los costes indirectos de los errores médicos dado que "es difícil cuantificar costes intangibles" y a que no existen estadísticas adecuadas que midan el número de muertes causadas por estas negligencias. De hecho, el informe deja claro la dificultad de medir los costes por errores médicos y efectos adversos dado que no es sencillo medirlo y no existe una metodología común ya que cada autor mide con criterios diferentes.