Esencia del cuidado paliativo: "Te ayudo mientras veo que llega, ya te vas"

Gema Izquierdo narra su experiencia como médico y familiar ante el fallecimiento de su abuela

Esencia del cuidado paliativo: "Te ayudo mientras veo que llega, ya te vas"
dom 06 diciembre 2020. 14.00H
“Paliar, mitigar, calmar, suavizar…” Cuatro palabras para describir un objetivo. En este caso el de Gema Izquierdo Enríquez, médica de Familia de profesión, ante el inminente fallecimiento de un familiar. En una emotiva carta remitida a Redacción Médica, la facultativa detalla esta experiencia, que vivió desde un doble punto de vista, a la vez que realiza un llamamiento para reclamar unos cuidados paliativos de calidad en España.

“Ahí estás tú, tan tranquila, tan cercana, anunciando ya el final”, detalla Izquierdo en lo que supone el inicio de una emotiva descripción del sentimiento que cualquier familiar, máxime si se encuentra vinculado profesionalmente a la sanidad, ante una situación de este tipo: “Y yo, que no se casi nada, solo quiero que no sufras, que no temas, que no duela este final”.

La búsqueda del alivio del paciente marca esta carta, que si bien está acentuada por el vínculo familiar entre paciente y cuidador, refleja el sentir de todos los profesionales dedicados al ámbito de los cuidados paliativos. “Y con lágrimas te prometo, que haré más suave ese dolor, la disnea, la fatiga, ese ruido, ese estertor”, refleja la médica en este sentido.

Uno de los aspectos más tenidos en cuenta en lo relativo a los cuidados paliativos es el de la importancia del contacto físico. Caricias o abrazos como ‘bálsamo’ para el paciente, y en este caso también para su médico-cuidadora-nieta, que resume esta sensación en un conciso “y te cojo de las manos mientras llora el corazón”. 

Entre los momentos más duros de un proceso de este tipo, el del fallecimiento es uno de los más destacados. En este caso, eso no impide a Izquierdo seguir desarrollando su labor de ayuda hasta conseguir su objetivo: “Y el momento que ya llega, acelera tu respiración. Y te ayudo mientras veo, que ya llega, ya te vas. Un suspiro y un silencio, ha marcado este final”.

El emotivo relato de la médica culmina con una dedicatoria a su abuela “por dejarme darte el final más digno y confortable”. “Ojalá todo el mundo tuviera, al final de la vida, la atención biopsicosocial y espiritual que requiere en este momento; ojalá unos cuidados paliativos de calidad”, concluye.  
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.