Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 14:40
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El Papa fuerza la dimisión del jefe de su orden médica por unos condones

El Gran Maestro de la Orden de Malta no aclaró el cese de un miembro que permitió repartir profilácticos en un proyecto

El Papa Francisco junto a Matthew Festing.
El Papa fuerza la dimisión del jefe de su orden médica por unos condones
Redacción
Miércoles, 25 de enero de 2017, a las 11:50
El Papa Francisco ha pedido la dimisión del Gran Maestro de la Orden de Malta por no querer aclarar el cese de otro miembro de la institución que permitió el uso de preservativos en un proyecto médico. 

Se trata de una decisión sin precedentes, ya que el cargo de Gran Maestro que hasta ahora ostenta Matthew Festing, de 67 años, solía ser vitalício. Ahora el Papa le ha pedido su dimisión tras las últimas disputas entre el Vaticano y esta institución católica del ámbito social y médico de 110 países. 

Festing ha aceptado la petición papal tras haber cesado a Von Boeselager, un miembro de la orden que había autorizado el uso de preservativos en un proyecto médico destinado a personas en situación de pobreza. La orden se negó a dar explicaciones sobre el cese y el propio Von Boeselager defiende que los profilácticos han sido la excusa de Festing y del cardenal Raymond Leo Burke, un ultraconservador que considera que el Papa es demasiado liberal y que busca aumentar su poder en Roma. 

Sin lecciones morales

Cabe recordar que la Iglesia no admite el uso de preservativos como método de control de la natalidad ni para evitar la transmisión de enfermedades sexuales, aunque Francisco ha pedido que se eviten las lecciones morales y se muestre compasión con aquellos que no pueden vivir siguiendo las normas del vaticano, especialmente con los pobres. 

Tras el cese de Von Boeselager, el Gran Canciller recurrió al Papa, que ordenó la creación de una comisión de cinco miembros que investigaran las circunstancias del despido, pero Festing se negó a cooperar y calificó a la comisión de ilegítima por considerar que invadía la soberanía de la orden. 

Finalmente, la salida de Festing del puesto es el último episodio de esta batalla entre los jefes de dos de las instituciones más antiguas del mundo.