Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El 'modelo ONT', referencia mundial en turismo de trasplantes

España forma parte del Grupo Custodio de la Declaración de Estambul que vela por controlar el turismo de trasplante

Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes.
El 'modelo ONT', referencia mundial en turismo de trasplantes
Redacción
Jueves, 07 de abril de 2016, a las 11:00
España, a través de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), forma parte del Grupo Custodio de la Declaración de Estambul, encargado de salvaguardar los principios éticos y legales que deben prevalecer en los trasplantes, siguiendo el modelo español. Este grupo obligaría a los profesionales sanitarios a informar a las autoridades de los pacientes trasplantados en el extranjero que regresan a su país de origen para sus cuidados post-trasplante, tanto si éste se ha realizado lícitamente como si no.
 
Profesionales del trasplante de todo el mundo decidieron establecer un sistema de notificación obligatorio para los profesionales sanitarios en casos de viaje para trasplante, incluyendo los casos de turismo de trasplante durante un encuentro internacional finalizado en Madrid, en el que representantes de más de 25 países debatieron las medidas que deberían establecerse cuando exista la sospecha o la certeza de un caso de turismo de trasplante y para prevenir esta práctica.
 
La cita fue organizada por el Grupo Custodio de la Declaración de Estambul, integrado en la Sociedad Internacional de Trasplantes (TTS en sus siglas en inglés) y la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN en inglés), en colaboración con la ONT. En él también participaron responsables del programa de trasplantes de la Organización Mundial de la Salud y del Consejo de Europa. Su objetivo: analizar el turismo de trasplantes y las medidas para prevenir que los viajes para trasplantes se realicen en condiciones ética y legalmente inaceptables.
 
El Grupo Custodio define el turismo de trasplante como ‘el viaje de donantes, receptores o profesionales para trasplante cuando éste implica el tráfico de órganos o su comercialización, o cuando los recursos (órganos, profesionales y centros de trasplante) dedicados a trasplantar a pacientes extranjeros compromete la capacidad de un país de ofrecer servicios de trasplante a su propia población’. El turismo de trasplante se reconoce como un problema universal, con implicaciones éticas, legales y de salud pública, cuya dimensión y características están todavía poco definidas y su abordaje poco organizado y estructurado.
 
La recomendación del grupo, representativo de la comunidad internacional de profesionales del trasplante de establecer este sistema se extiende a los distintos gobiernos y a las organizaciones nacionales de trasplantes. El grupo también recomienda que la información así registrada a nivel nacional sea recopilada a nivel internacional en el Observatorio Global de Donación y Trasplante que la ONT gestiona como centro colaborador de la OMS.
 
Prevenir riesgos para la salud pública
 
La creación de este sistema de notificación se sustenta en aspectos legales y éticos, pero también en la necesidad de prevenir riesgos para la salud pública. La evidencia científica demuestra que entre un 40 por ciento y un 70 por ciento de los turistas de trasplante desarrollan al menos una complicación infecciosa y, de ellos, entre un 20 por ciento y un 50 por ciento una infección mortal. Algunas de estas infecciones están causadas por organismos resistentes a los tratamientos antibióticos disponibles, que serían importados al país de origen de estos pacientes cuando regresan después de un trasplante realizado en condiciones no adecuadas.  
 
La OMS estima que entre un 5 por ciento y un 10 por ciento de los trasplantes en el mundo se realizan bajo alguna forma de comercialización o son ética y legalmente inaceptables. El sistema de notificación y su vínculo con el Observatorio permitiría evaluar la dimensión del problema de manera más precisa, identificar los países implicados y monitorizar esta actividad.