Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Política Sanitaria > Sanidad hoy

China busca en la ética española la 'redención' de su modelo de trasplantes

El sistema de trasplantes del país asiático ha sido acusado de traficar con órganos de ejecutados

Prisioneros chinos en una cárcel en Kunming.
China busca en la ética española la 'redención' de su modelo de trasplantes
I. P. Nova
Viernes, 06 de julio de 2018, a las 09:00
Hace tan solo tres años la estructura penitenciaria de la República Popular China ratificaba el uso de órganos de prisioneros dentro de su sistema de trasplantes. Varias denuncias más tarde y con condenas firmes de Amnistía Internacional, el gobierno chino reprobaba esta práctica (en 2015) y aseguraba que había acabado con el tráfico de órganos de ejecutados. Ahora, con el objetivo firme de integrarse dentro del Sistema Médico Internacional, el gobierno chino aterriza en España dispuesto a exponer las maravillas de su proyecto dentro del  XXVII Congreso Internacional de Trasplantes (TTs), el mayor evento del sector que se celebra con carácter bianual y se celebra actualmente en Madrid.

Allí los han recibido los integrantes del Centro para la Investigación de la Sustracción de Órganos en China (COHRC), una de las organizaciones más implicadas en la lucha contra el tráfico de órganos de ejecutados y que critica duramente las prácticas del país asiático. Sus integrantes han denunciado (y presentado) los "increíbles" datos del gobierno chino que ha alcanzado, en apenas tres años; cifras que todavía sueñan países líderes como España. Concretamente, el porcentaje de órganos donados en China pasó de un 23 por ciento en 2013 (cuando todavía se usaban órganos de presos) a un 80 por ciento en 2014 y a un cien por cien en 2015.

Los activistas denuncian que China ha alcanzado el 100% de órganos donados en 2015 



Los activistas han denunciado estos datos en Madrid. Se han apoyado en un informe en el que critican el camuflaje de datos y aseguran que China sigue "traficando con órganos". Aprovechando la cita con las autoridades, las ONGs han señalado a dos doctores chinos que han acudido a la cita, uno de ellos Zheng Shusen (protagonista de varias denuncias) y que increpó durante la exposición de los datos a los integrantes de COHRC. Para los activistas, su presencia en España "confirma la normalización de las prácticas de Pekín"; algo que no comparte la directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez-Gil.

Denuncias para las ilegalidades y colaboración para las buenas prácticas


En su opinión, es "oportuno" que existan organismos que denuncien las malas prácticas ejecutadas por gobierno Chino, pero también considera adecuado darles voz en foros internacionales si han obtenido el visto bueno de organismos competentes. "La TTs ha evaluado a los profesionales chinos y tienen mi respecto. Aunque España y el Gobierno Chino no tienen ningún acercamiento oficial en temas de trasplantes, sí conocemos de entidades que forman profesionales y que han ido allí a preparar a sanitarios. Se les debe ayudar a alcanzar las buenas prácticas y, mientras, seguir sacando a la luz y exponiendo lo negativo", contrapone la directora que, apoyándose en el valor de los organismos internacionales que organizan el Congreso, da un voto de confianza a aquellos profesionales chinos que quieren entrar dentro de los valores éticos que rigen sistemas de trasplantes como el español.


La ONT ratifica que no hay relaciones entre el gobierno asiático y el español en materia de trasplantes


Domínguez-Gil enfatiza que no existe ningún tipo de relación en el área de trasplantes con el Gobierno Chino y que las declaraciones del director de la Comisión de Donación y Trasplante de Órganos de China, Huang Jiefu, relacionadas a "seguir el modelo español" en todo momento hacen relación a los códigos éticos y no al sistema de trasplantes "que es completamente diferente". Además, la ONT añade que desde hace unos años China ha empezado a aportar datos de trasplantados a organismos internacionales lo que ratifica sus buenas intenciones.

Datos que no cuadran y una "campaña de relaciones públicas"


Pero estas buenas prácticas que sí ven los coordinadores del Congreso no son las mismas que denuncian desde la ONG. Su director de comunicación, David Li, asegura que todo es fruto de una "intensa campaña de relaciones públicas y datos falsos". Según el último informe de COHRC, publicado en 2018, los llamados 'prisioneros de conciencia' (presos políticos) "eran y siguen siendo" la fuente principal de órganos en China.

En 2015, el gobierno asíatico afirmó que había dejado de extraer órganos de los prisioneros ejecutados en el corredor de la muerte y que había realizado una transición completa para la obtención ética de órganos. Algo que se contrapone con lo publicado por la plataforma de cirujanos y médicos internacionales quienes denuncian que aunque el Gobierno chino acredita entre 10.000 y 15.000 trasplantes al año, "el dato verdaderamente se eleva hasta no menos de 60.000 a 100.000 trasplantes anuales".

La versión oficial china: normalidad y buena práxis


Pero todas estas declaraciones se enfrentan directamente con la Comisión de Donación y Trasplante de Órganos de China. Su actual responsable y exministro de Sanidad, Huang Jiefu, ha asegurado que el sistema de trasplante y donación de órganos del país asiático "no se nutre de órganos de presos ejecutados". En adicción, ha informado de que los 2.000 especialistas en esta práctica clínica que trabajan en la región han sido "entrenados" por profesionales españoles. Unos profesionales que, según puntualiza la ONT, pertenecen a una clínica privada barcelonesa y que "en ningún caso" tienen relación con el organismo ministerial.


Aunque el Ejecutivo chino asegura que sus sanitarios han sido "entrenados" por españoles, la ONT afirma que son profesionales ajenos al ministerio y pertenecen a una clínica privada


"La comunidad internacional ha reconocido y rechazado los rumores de la extracción de órganos de donante vivo de China inventados con malicia por organizaciones individuales de culto", han criticado las autoridades chinas, para señalar que fueron ellos los que propusieron el establecimiento de un comité especial para supervisar el trasplante y la donación de órganos de la OMS y que, incluso, es el único país, junto a Estados Unidos, que cuenta con dos miembros en dicho comité.

Del mismo modo, ha recordado que el pasado mes de mayo, el actual director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, agradeció a China su "contribución" al campo de trasplante de órganos y que, incluso, el departamento de Estado de Estados Unidos también ha reconocido los "logros de la reforma" y el desarrollo de la industria del trasplante de órganos en el país asiático en su 'Informe por Países sobre Derechos Humanos 2017'.