Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:30
Sociosanitario > Responsabilidad

"El SNS no parece estar preparado para abordar los casos de suicidio"

Varios expertos se reúnen en Inidress para debatir sobre la primera causa de muerte no natural

Javier Jiménez, Andoni Anseán, Enrique Martín y José Luis Ayuso, en la sede de Inidress momentos antes del debate.
"El SNS no parece estar preparado para abordar los casos de suicidio"
Redacción
Joana Huertas
Lunes, 08 de mayo de 2017, a las 17:50
Pese a ser la primera causa de muerte no natural, duplicando a los accidentes de tráfico, el suicidio es todavía un tema tabú que requiere de mayor concienciación para evitar hasta 4.000 muertes al año -según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE)- y un Plan Nacional. Así lo han expuesto diferentes expertos en la última edición de los Diálogos Inidress del Instituto bajo el nombre El suicidio en España: cómo abordarlo y cómo prevenirlo

"El principal problema es que hay rangos de edad, como en los varones jóvenes, donde parece que la incidencia es más elevada", apunta José Luis Ayuso, director del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

El problema, según apunta Andoni Anseán, presidente de la Fundación Salud Mental de España, pasa porque hay muertes que parecen ser más importantes que otras. Por ejemplo, "por accidentes de tráfico se mueren 1.800 personas al año, por violencia de género 50 y la concienciación social en estas causas es mucho mayor". 

En 2014 se registraron 3.910 suicidios, la cifra más alta desde 1980 cuando se empezaron a difundir datos



En concreto, el número de suicidios en España alcanzó un récord histórico en 2014 por tercer año consecutivo e incluso duplicó la cifra de fallecidos por accidentes de tráfico. En total, 3.910 personas se quitaron la vida, la mayor cifra registrada desde 1980, cuando el INE comenzó a difundir esta información. 

Sin embargo, estos datos no son del todo reales porque "no se suelen tener en cuenta las cifras que registran los institutos anatómicos forenses", explica Javier Jiménez, presidente de la Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio. Además, "para demostrar un suicidio tiene que haber un testigo o que el afectado dejase una nota antes de morir", ya que de lo contrario no se cataloga como tal. 

Las causas

Según exponen los participantes, hay tantas motivaciones como suicidios. "Poner el foco en las cifras del apro es una versión reduccionista y simplificaría la magnitud del hecho. Lo relevante es que se trata de un motivo de mortalidad muy elevado entre la población", señala Ayuso. 

Entre los factores comunes que sí se podrían apuntar se halla la desesperanza o la sensación de soledad que suele desencadenar en una enfermedad mental. Según los pocos datos oficiales que existen al respecto, el 80 por ciento de las personas que mueren tienen una patología mental diagnosticable. "Hay que estudiar las evidencias y observar qué ocurría en las personas fallecidas", puesto que hay muchas que suelen presentar cuadros de depresión, esquizofrenia o trastorno bipolar, patologías que "tienen un abordaje que bien podría evitar estos deseos de fallecer", argumenta Ayuso. 

No opina igual Jiménez, que defiende que si se enfoca como trastorno mental se estigmatiza al paciente y recuerda que hay estudios en la Comunidad de Madrid que reflejan que el 80 por ciento de los suicidas no han asistido a un centro de slaud mental aunque fuesen sujetos de atención prioritaria, ya que pensaban que iban a ser tratados con psicofármacos cuando consideraban que no los necesitaban. Además, entra en juego el problema del colapso de los centros de salud mental. 

Apoyo psicológico

Para cambiar esa realidad, Enrique Martín, portavoz del Consejo General de la Psicología, sugiere la incorporación de los psicólogos en el abordaje de estas personas. "Debemos facilitar a los pacientes un seguimiento psicológico como ya están haciendo en otros países como Gran Bretaña con resultados muy favorables", defiende. 

Los expertos defienden estudiar caso a caso y una información rigurosa en los medios para aumentar la concienciación



Más que explicar el fenómeno del suicidio, la respuesta está en abordar cada uno de los casos y, a día de hoy, "el Sistema Nacional de Salud no parece estar preparado. Aunque desconzocamos un porqué hay que ser sensibles al problema para saber tomar cartas en el asunto", apostilla Anseán. 

Plan Nacional

"Es importante tomar conciencia del problema en la sociedad porque se puede hacer mucho más de lo que se está haciendo ahora mismo", indica Ayuso, que insiste en que debe ser un Plan Nacional para la prevención donde todos los agentes sociales y administraciones estén implicados conjuntamente. El planteamiento, según Andeán, no es tan fácil puesto que las prestaciones sanitarias las tiene el Ministerio. 

Por último, el diálogo abordó que la poca visualización del suicidio está ligada también a la escapa aparición de esta problemática en los medios de comunicación. En este sentido los especialistas coincidieron en señalar que los medios tienen que hablar de esta situación de manera rigurosa, con el fin de eliminar la opinión equívoca y generalizada de que las informaciones sobre suicidios pueden arrastrar nuevos casos. "El suicidio o se previene o se llora", sentencia Anseán.