Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Especialidades > Psiquiatría

Omitir o cambiar palabras, principales problemas de niños con TDAH al leer

Las dificultades producidas por el trastorno derivan en una peor comprensión lectora y en el rechazo a esta actividad

Los especialistas aconsejan entrenar diariamente y que los padres acompañen a sus hijos para que leer sea un trabajo en equipo.
Omitir o cambiar palabras, principales problemas de niños con TDAH al leer
Redacción
Miércoles, 17 de enero de 2018, a las 16:05
Las tasas de alfabetización y lectura son peores en personas con trastorno con déficit por atención e hiperactividad (TDAH) en comparación con el resto de la media. Los especialistas señalan las omisiones, adicciones o sustituciones de palabras, letras o sílabas como los errores más habituales.

Además, muestran mayores dificultades en la lectura de palabras trabadas (aquellas que incluyen bl, br, cl, cr, etc.). Estas dificultades derivadas del trastorno redundan en una peor comprensión lectora y en el rechazo o la desmotivación frente a la lectura.

Los especialistas recomiendan que sea un neuropediatra quien valore y estudie al niño de forma integral para detectar las dificultades generales que presenta. También apuntan que los problemas de lectura debidos a la propia dislexia, sea esta sola o asociada al TDAH, pueden necesitar serie de actividades generales para su mejora.

Leer, un trabajo en equipo

Entre ellas se encuentran, retomar la lectura con textos cortos elegidos por el menor; llevar a cabo una lectura compartida; acordar el texto a leer para que practique; entrenamiento diario de la lectura cronometrada para aumentar la velocidad y practicar con un metrónomo para evitar el silabeo y la precipitación.

Los especialistas también aconsejan ciertas prácticas para evitar que el niño con TDAH se pierda durante la lectura, saltando de línea o de palabra: fomentar el uso de un señalador, avisar de la parte del texto por donde se llegaba y practicar el trabajo en equipo.

La puesta en marcha de estas actividades no sólo supone una mejora de la capacidad lectora de los niños con TDAH, sino un desarrollo positivo de su autoestima.