17 de diciembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Especialidades > Psiquiatría

La contaminación y los bajos ingresos aumentan el riesgo del TDHA

Una investigación estudia los efectos combinados de la exposición a la contaminación y las dificultades económicas

La investigadora principal, Frederica Perera.
La contaminación y los bajos ingresos aumentan el riesgo del TDHA
Redacción
Jueves, 05 de octubre de 2017, a las 12:30
La exposición prenatal a hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP, por sus siglas en inglés) -subproductos carcinógenos y de combustión neurotóxica comúnmente encontrados en el aire urbano –, combinado con bajos ingresos económicos, aumenta el riesgo del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en los niños, según un estudio del Centro Columbia para la Salud Ambiental Infantil (CCCEH, por sus siglas en inglés) de la Escuela Mailman de Salud Pública (Estados Unidos).

El estudio, publicado en la revista Environmental Research, se llevó a cabo en barrios con bajos ingresos de la ciudad de Nueva York. Los científicos evaluaron los niveles de exposición prenatal de los bebés a los HAP midiendo un marcador molecular de exposición en sangre materna recogida en el parto. A su vez, las madres informaron sobre su forma de vida (alimentos, ropa, vivienda, servicios públicos) desde la gestación hasta cuando su hijo tenía 9 años, momento en el que se investigó los comportamientos de TDAH en el menor.

Entre los 351 niños de la muestra del estudio, los que presentaban mayor exposición prenatal a HAP tenían más síntomas del trastorno que aquellos con baja exposición atmosférica, y estos aumentaban en niños con dificultades económicas desde el embarazo hasta la infancia.

Este trabajo es el primero en considerar los efectos combinados de la exposición a HAP y los bajos ingresos en el TDAH, basándose en investigaciones previas que analizaron los hidrocarburos aromáticos policíclicos y el estrés socioeconómico por separado.

Según la investigadora principal, Frederica Perera, "no hay un solo desencadenante para el trastorno. La contaminación atmosférica y las dificultades económicas forman parte de una combinación de factores genéticos, ambientales y sociales que contribuyen a los problemas de conducta de la infancia, entre ellos el TDAH. Los niños estarían mejor atendidos por una respuesta multifacética que combina la asistencia económica para mujeres con problemas para reducir la exposición a la contaminación del aire en áreas urbanas, especialmente en comunidades de bajos ingresos".