21 de septiembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 21:30
Especialidades > Psiquiatría

El 'entrenamiento' de los padres mejora el tratamiento en niños con TDAH

Un modelo de formación a los progenitores mejora su actitud y limita el comportamiento perturbador de los hijos

El informe insiste en que los voluntarios enseñen a los padres cómo mejorar las interacciones con sus hijos para reducir el mal comportamiento.
El 'entrenamiento' de los padres mejora el tratamiento en niños con TDAH
Redacción
Jueves, 25 de mayo de 2017, a las 09:20
Educar para ayudar. Ese es el nuevo enfoque innovador propuesto por un estudio de la Escuela Steinhardt School Culture, Educación y Desarrollo Humano de la Universidad de Nueva York (NYU) y publicado en 'Journal of Abnormal Child Psychology’ para el tratamiento del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

En la propuesta juegan un papel fundamental los voluntarios, que actuarían como terapeutas para formar a los padres preocupados por el trastorno de sus hijos con el objetivo de que se vean capacitados para satisfacer las crecientes necesidades que les reclaman sus vástagos.

El entrenamiento conductual de los progenitores es un enfoque terapéutico bien establecido en el cual se enseña a los padres cómo mejorar las interacciones con su hijo, incrementar el comportamiento deseable de un niño y reducir el mal comportamiento. La investigación ha examinado la formación conductual de padres para abordar los problemas asociados con el TDAH entre los jóvenes.

Según el autor del estudio, Anil Chacko, profesor asociado de Psicología de Asesoramiento en NYU, “teniendo en cuenta la prevalencia del TDAH en muchos países y el acceso limitado a la evidencia basada en el tratamiento sin medicación, existe una necesidad urgente de ampliar los sistemas de prestación de servicios. Nuestros resultados demuestran que el modelo de servicio de la formación conductual de los padres que estudiamos puede proporcionar eficazmente entrenamiento a muchas familias de jóvenes con preocupaciones sobre el TDAH y es probable que sea altamente sostenible”.

Coste beneficioso para la salud pública

Se ha demostrado que el entrenamiento conductual de los padres mejora la actitud y el estrés de los padres, así como el comportamiento perturbador de los niños. La Academia Americana de Pediatría aconseja que se use el entrenamiento conductual de los padres como el enfoque de primera línea para tratar a los niños en edad preescolar con trastorno de déficit de atención e hiperactividad.


El entrenamiento conductual de los padres mejora la actitud y el estrés de los padres, así como el comportamiento perturbador de los niños


Los científicos insisten en que mientras el entrenamiento conductual de los padres es una intervención ampliamente aceptada para los niños con TDAH, existen pocos terapeutas disponibles para proporcionar esta capacitación. Cuando se combinan con la creciente prevalencia de la patología, se necesitan modelos para mejorar el acceso a la formación de padres, en particular aquellos que pueden ser fácilmente implementados en entornos comunitarios: "Teniendo en cuenta los bien documentados beneficios de la formación conductual de padres como una intervención para el TDAH, la disponibilidad generalizada y el acceso a la formación de padres dispensados por voluntarios y para profesionales deben tener beneficios directos de salud pública en inclinar la curva de costos y resultados asociados con TDAH".

Caring in Chaos

El informe estadounidense evaluó Caring in Chaos, un programa que lleva a cabo por ADHD-foreningen, organización danesa de defensa de TDAH. Este se basa en tres elementos fundamentales: la educación sobre el trastorno, el comportamiento positivo y las herramientas para manejar el comportamiento perturbador y la prevención de conflictos. El modelo se centra en voluntarios capacitados, que se reúnen con los padres en grupos pequeños durante 12 sesiones semanales por la tarde.

Los investigadores recopilaron datos sobre 161 familias danesas (elegidas al azar) antes de la intervención, inmediatamente después y cuatro meses después. Los padres calificaron su propio comportamiento como padres, competencia, estrés y síntomas depresivos, así como los síntomas de TDAH de su hijo y los impedimentos funcionales en el hogar, como vestirse de manera independiente o hacer tareas domésticas.

De este modo, descubrieron que Caring in Chaos resultó en una mejora significativa en todas las medidas parentales -comportamiento, competencia, estrés y síntomas depresivos- así como en el deterioro funcional de los niños en comparación con las familias en la lista de espera inmediatamente después de la intervención. La mayoría de las ganancias se mantuvieron en el seguimiento de cuatro meses.

Para Chacko, “el modelo que estudiamos en Dinamarca puede y debe ser traducido aquí en Estados Unidos, dadas las grandes disparidades en el acceso a los tratamientos basados en la evidencia y un número significativo de niños con TDAH”.