17 de diciembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Especialidades > Psiquiatría

“AP, clave en la detección y abordaje del trastorno por consumo de alcohol”

Entrevista a José Zarco, coordinador del grupo de intervención en drogas de SemFYC

“AP, clave en la detección y abordaje del trastorno por consumo de alcohol”
Redacción
Miércoles, 20 de septiembre de 2017, a las 09:50
La Atención Primaria es clave para prevenir y minimizar los daños ocasionados por el consumo de alcohol. ¿Qué estrategias se llevan a cabo para lograr ese objetivo?

Desde los centros de salud se debe aprovechar cualquier intervención para dar consejo antialcohol en las consultas con la población en general y a los adolescentes/jóvenes. Los profesionales de atención primaria: pediatras, médicos de familia, deben ser claros con sus mensajes con el objeto de contribuir a retrasar el inicio en el consumo de alcohol, lo cual debe ser un objetivo primordial en la cartera de servicios de cada servicio autonómico de salud. Estos profesionales deben contribuir en las actividades preventivas que se realicen en los centros educativos.

Es clave investigar posibles consumos en esta población para poder realizar un diagnóstico lo más precoz posible de los mismos e intentar evitar la prevalencia tan elevada de borracheras, y prevenir accidentes.

Para que esto sea posible, los Servicios Autonómicos de Salud deben priorizar este tipo de programas dentro de su cartera de servicios.

Evidentemente, la formación de los profesionales de Atención Primaria debe centrarse en capacitarlos para poder realizar este tipo de intervenciones.

¿Es fácil hablar del consumo de alcohol con los pacientes?

Utilizar técnicas de escucha reflexiva y de entrevista motivacional es muy importante para poder investigar el consumo de alcohol con los pacientes. Los profesionales de atención primaria no tienen problemas para hablar del tabaco con los pacientes, si bien, en el caso del alcohol, es diferente y en muchos casos, se sienten incómodos o inseguros para hacerlo. Es esencial hacerlo de forma sistemática con todos los pacientes, en el contexto de su historia clínica o de forma oportunista cuando sea necesario. Tenemos que prepararnos para investigar qué consumo se esconde cada vez que ante la pregunta de un posible consumo de alcohol nos contesten “no mucho, lo normal…”. Cuantas más veces lo preguntemos, mejor lo iremos haciendo. Herramientas como el test de Audit o el Audit corto, son de gran ayuda para cuantificar el riesgo asociado a cada consumo.

¿Qué es necesario para que el consumo de alcohol se aborde desde AP como la hipertensión, diabetes o colesterol?

Los programas de detección y abordaje del consumo de alcohol deben priorizarse en las carteras de servicios de Atención Primaria de cada uno de los Gobiernos autonómicos e incentivarse de manera adecuada.

Las intervenciones breves en Atención Primaria son eficaces y efectivas pero su implementación es muy escasa, ¿por qué?

Es importante incluir y priorizar en el currículum formativo de los profesionales de Atención Primaria la formación en técnicas de entrevista y entrevista motivacional adaptada a la realidad de sus consultas. Al igual que se han incorporado técnicas de consejo e intervenciones breves en el tabaco, se podría y debería hacer con otras drogas, priorizando ente ellas el alcohol. Con la formación adecuada en la mayoría de los profesionales y la priorización del servicio, seguro que su implementación aumentará de forma inminente.

¿Qué papel tiene el médico de atención primaria en la detección y abordaje del trastorno por consumo de alcohol (TCA)?

Yo me referiría mejor al profesional sanitario de Atención Primaria, incluyendo no solo al médico de familia, sino al pediatra de atención primaria y a la enfermera de familia.

Creo que su papel es clave en la detección y abordaje del trastorno por el consumo de alcohol. Una vez detectado cualquier consumo de alcohol, la utilización de herramientas sencillas y disponibles informáticamente como el test de Audit, nos permitirán cuantificar el consumo y analizar su riesgo. Así, nos permitirán detectar lo más precozmente posible cualquier trastorno por consumo de alcohol, adecuando al mismo el grado de intervención. El trabajo integrado con otros niveles de atención y los protocolos de derivación, determinarán la participación de otros profesionales de los dispositivos de salud mental, servicios hospitalarios o de la red especifica de drogodependencias. El conocimiento y participación de las asociaciones de consumidores y ex alcohólicos es importante para, cuando sea necesario, poder utilizar sus servicios y espacios.

¿Hasta qué punto es importante la formación del médico de familia para el correcto abordaje de esta patología?

Como ya he señalado anteriormente, una buena formación específica previa es un requisito imprescindible para el abordaje de esta patología.

Su priorización en los currículums formativos de los profesionales de Atención Primaria es primordial.

¿Qué opinión le merece la reducción del consumo de alcohol, como objetivo de tratamiento, recomendada por guías nacionales e internacionales?

La reducción en el consumo debe ser un objetivo prioritario en todo programa. En ocasiones plantearse como objetivo final la abstinencia puede ser preciso, pero en otras muchas situaciones la reducción en el mismo puede ser suficiente para pasar de un consumo de riesgo a un consumo seguro, de un consumo perjudicial o incluso una dependencia a  un consumo de menor riesgo y/o incluso, sin riesgo.

Por ejemplo, la moderación en el consumo puede conseguir que un paciente hipertenso no controlado, solo con moderar su consumo pueda llegar a controlar también sus cifras tensionales.