El coronavirus compromete la viabilidad económica del concierto de Muface

DKV considera que "sus primas no soportan un análisis técnico" y Asisa que hay que analizar el actual rol del mutualismo

Francisco Ivorra, presidente de Asisa, y Josep Santacreu, CEO de DKV.
El coronavirus compromete la viabilidad económica del concierto de Muface
lun 18 mayo 2020. 19.40H
La pandemia de coronavirus Covid-19 ha puesto a prueba el concierto de asistencia sanitaria de Muface, que vio la luz en tiempos sin pandemias, ni desescalada. Lo hizo también en un momento en que, de acuerdo a la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) de 2003, las actividades de Salud Pública quedan excluidas del mutualismo administrativo. La realidad de la pandemia, sin embargo, ha dado lugar a situaciones excepcionales y a unos costes con los que las aseguradoras del concierto de Muface no contaban, unos gastos que comprometen la viabilidad del modelo, como ellas mismas afirman.

-Sigue en directo las últimas noticias sobre la pandemia de coronavirus-

Para DKV, la tercera aseguradora en volumen de mutualistas (da asistencia al 13 por ciento de los mismos), "el concierto, desde el punto de vista económico, ya estaba obsoleto antes de la crisis", afirman en declaraciones a Redacción Médica.

"Sus primas no soportan un análisis técnico y son claramente insuficientes. El impacto asistencial de la epidemia solo viene a agravar la situación", continúa.+

Negociación para garantizar la sostenibilidad del modelo


Por su parte, Asisa, que es la segunda aseguradora en volumen de mutualistas (27 por ciento del total) explica a este diario que "es evidente que, a corto plazo, el mutualismo administrativo pagará una factura importante, ya que los costes sanitarios se van a incrementar considerablemente".

Según Asisa, "en los próximos meses tendremos que analizar con detalle el nuevo escenario asistencial y las nuevas necesidades y despejar las dudas respecto al papel que va a desempeñar el mutualismo en la respuesta a la emergencia sanitaria derivada de la Covid-19".

En este sentido, argumenta que "la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) de 2003 establece, en una de sus disposiciones finales, que las actividades de salud pública quedan excluidas del mutualismo administrativo. En la actual situación, y con el papel otorgado a la Atención Primaria en la lucha contra la Covid-19, tendremos que definir y aclarar qué elementos corresponden puramente a la prestación y cuáles son materia de salud pública y, consecuentemente, lo que el mutualismo debe cubrir y lo que no".

Es por ello que, "a partir de ese análisis, tendremos que ver con la Administración cuál es la mejor forma de seguir garantizando la calidad asistencial y la sostenibilidad del modelo a medio y largo plazo".

En la misma línea, DKV incide en que "hay que tener presente que las mutualidades no incluyen en su cartera de servicios las actuaciones de vigilancia epidemiológica, que son el eje de la actual situación (estrategia de detección precoz de casos, aislamiento, seguimiento de contactos estrechos e identificación de posibles focos). Dichas tareas son competencia de los servicios de salud pública de las comunidades autónomas".

Refuerzo económico al modelo Muface


El Gobierno ya ha anunciado una partida presupuestaria de 10.000 millones para reforzar el sistema sanitario y combatir el virus y para Asisa "es evidente que parte de esa partida debería llegar también a los más de 2 millones de funcionarios que forman parte del mutualismo y que reciben su atención primaria a través de las compañías integradas en el concierto con las mutualidades".

"A medio plazo este modelo se va a convertir en un elemento todavía más importante para la sostenibilidad del sistema sanitario español, sobre todo teniendo en cuenta que las medidas preventivas que será necesario adoptar se traducirán, para el sistema público, en un aumento de los costes y de las listas de espera", deslizan a continuación.

Reacción del mutualismo a la pandemia


Desde DKV explican que "a raíz de la crisis sanitaria, DKV ha atendido al colectivo de asegurados públicos de acuerdo a los procedimientos asistenciales establecidos por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Tanto en el caso de pacientes en aislamiento domiciliario, como en los que han precisado ingreso hospitalario. Para ello hemos contado con nuestros proveedores privados y con las herramientas de telemedicina puestas a disposición de los asegurados".

"Nuestra respuesta a todos los asegurados, públicos y privados, ha sido integral y creemos que ha contribuido a que el sistema nacional de salud no se viera sobrepasado por la epidemia", aseguran.

En este sentido, Asisa defiende que "en esta crisis el mutualismo administrativo ha mostrado su fortaleza y su capacidad para atender adecuadamente a los mutualistas en una situación realmente compleja". 

Apoyo de los sindicatos al actual concierto


Por el contrario, fuentes sindicales que forman parte del Consejo General de Muface consideran que el concierto "ha funcionado bien hasta ahora. El convenio estaba muy bien armado, tiene buena disposición". 

También han alabado el impulso de la consulta electrónica y de la receta electrónica, tanto pública como privada, por parte de la Dirección General de Muface. Además, "la sanidad privada ha estado a la altura"; afirman.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.