La sanidad privada pide un marco de trabajo conjunto con la pública

ASPE reafirma su colaboración en el SNS frente al Covid-19 sin necesidad de un nuevo estado de alarma

Carlos Rus, presidente de ASPE.
La sanidad privada pide un marco de trabajo conjunto con la pública
mié 02 septiembre 2020. 11.15H
La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), que agrupa a más de 1.300 entidades sanitarias y representa a más del 80 por ciento de los centros hospitalarios privados, propone el establecimiento previo de un marco de colaboración público-privado claro y transparente en el que se precisen las condiciones y la forma de trabajo más eficaces de actuación sanitaria ante la segunda ola de Covid-19.

DIRECTO | Siga aquí toda la actualidad sobre el coronavirus

ASPE reafirma su total colaboración, tanto con el Ministerio de Sanidad como con los distintos gobiernos autonómicos en la lucha frente a la pandemia del coronavirus. La sanidad privada reitera, en un comunicado, la puesta a disposición de todos sus medios para contribuir a la atención sanitaria de los afectados por la Covid-19, “como lo ha hecho desde el inicio de la propagación de la enfermedad en nuestro país”.

Carlos Rus, presidente de ASPE, afirma que “las autoridades deben saber que somos un recurso estratégico para la gestión de la crisis sin necesidad de un nuevo decreto de estado de alarma”.

Desde la patronal se considera una medida fundamental, ya que “la definición previa de un marco de trabajo que regule con claridad y transparencia la colaboración público-privada es la mejor medida preventiva conjunta que podemos adoptar ante la segunda ola de coronavirus que ya está afectando al conjunto de los territorios”, subraya Rus.

En este sentido, ASPE insta al Ministerio de Sanidad a articular un protocolo de colaboración público-privada, con el objetivo de mejorar la capacidad de reacción del Sistema Nacional de Salud frente al coronavirus.


No cometer los mismos errores que al inicio de la crisis


La sanidad privada quiere hacer hincapié en la importancia de no cometer los mismos errores que se produjeron al inicio de la crisis sanitaria derivada de la Covid-19, durante la que muchos centros hospitalarios españoles, públicos y privados, sufrieron una presión asistencial sin precedentes, mientras otros muchos estuvieron obligados a mantener sus instalaciones abiertas y a todo su personal a disposición por ser considerados actividad esencial pese a no tener pacientes Covid ni de otro tipo por la desprogramación de actividad ordinaria.

La existencia de un plan de actuación coordinado evitaría también la situación vivida en miles de centros sanitarios de titularidad privada, considera ASPE, especialmente aquellos sin internamiento, que hoy se enfrentan en muchos casos al cierre.

El objetivo, a su vez, es contribuir a un equilibrio asistencial y de disposición de medios, humanos y técnicos, que evite la desprogramación de intervenciones, el agravamiento de otras patologías por demora en los diagnósticos y tratamientos, así como la inasumible congestión de las listas de espera.

En definitiva, el fortalecimiento de la colaboración sanitaria público-privada permitiría, como ya expuso ASPE en la Comisión de Reconstrucción del Sistema Nacional de Salud celebrada el pasado junio en el Congreso de los Diputados, el mejor aprovechamiento de los recursos existentes, evitando a su vez el duplicar inversiones innecesarias.

“Esta sería además la única manera de garantizar la atención y seguimiento de todas aquellas patologías que han quedado relegadas a un segundo plano desde la irrupción del coronavirus”, explica el presidente de ASPE.


Hasta 10 comunidades, en evaluación de las compensaciones


El Gobierno ha emplazado a la sanidad privada a acordar con cada territorio la forma de compensación de los recursos habilitados dedicados a atender a los pacientes Covid, y hasta diez comunidades autónomas, a excepción de Cataluña, aún se encuentran en periodo de evaluación de las compensaciones por la anterior puesta a disposición de recursos de los hospitales privados. Mientras, en los países europeos las ayudas y compensaciones no han tardado en tomar forma y desde distintas fórmulas.

En Francia, por ejemplo, se ha facilitado a los hospitales privados el pago equivalente al año anterior. Algo similar ocurre en Italia, donde se paga una tarifa especial a los hospitales que reciben pacientes con Covid-19. En Alemania, el gobierno federal ha aprobado paquetes legislativos para compensar las consecuencias económicas de los hospitales y los médicos contratados.

En Reino Unido, el gobierno tramitó una ley de emergencia para lograr una amplia flexibilidad de personal y regulación, otorgando a la sanidad privada financiación adicional para cubrir los costos adicionales provocados por la respuesta al coronavirus. Decisiones todas ellas de carácter nacional y para todo su territorio que dan estabilidad y certeza jurídica, afirma la patronal.


Fondo Covid y acuerdos de compensación


ASPE recuerda que el Real Decreto-Ley 22/2020, de 16 de junio, regula la creación del fondo Covid-19, dotado con 9.000 millones de euros, a través del cual las distintas autonomías debían hacer frente a los gastos originados por la gestión de la pandemia en sus respectivos territorios.

Salvo el acuerdo de compensación ya alcanzado con la Generalitat de Cataluña por cada paciente y recurso empleado, en la actualidad no existen otras resoluciones convenidas con el resto de gobiernos autonómicos en los que se han solicitado contrapartidas como Madrid, Murcia, Canarias, Galicia, Andalucía, País Vasco, Castilla y León, Baleares, La Rioja, Navarra y Comunidad Valenciana.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.