17 de octubre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 21:50
Especialidades > Pediatría

El ácido fólico durante el embarazo reduce las posibilidades de autismo

Las vitaminas prenatales contrarrestan los efectos de los pesticidas, relacionados con el desarrollo del trastorno

La UC Davis ha sido la encargada de llevar a cabo la investigación.
El ácido fólico durante el embarazo reduce las posibilidades de autismo
Redacción
Viernes, 08 de septiembre de 2017, a las 11:40
Las madres que toman cantidades recomendadas de ácido fólico durante el embarazo reducen el riesgo de autismo de sus hijos relacionado con pesticidas, según un estudio de la UC Davis (Estados Unidos) publicado en Environmental Health Perspectives.

Los resultados de la investigación muestran que los niños cuyas progenitoras tomaron 800 o más microgramos de ácido fólico (la cantidad que suelen contener la mayoría de las vitaminas prenatales) tenían menos posibilidades de desarrollar el trastorno del espectro autista (ASD), incluso cuando estaban en contacto con pesticidas domésticos o agrícolas.

Según la autora principal del trabajo, Rebecca J. Schmidt, "las madres deben tratar de evitar las sustancias químicas, pero si viven en entornos rurales, esto podría ser una forma de contrarrestar esos efectos".

Los investigadores analizaron a 296 niños entre 2 y 5 años que habían sido diagnosticados con ASD y 220 que no padecían el trastorno, teniendo en cuenta la exposición materna a pesticidas en el hogar durante el embarazo, así como el consumo de ácido fólico y vitamina B.

Se llegó a la conclusión que las progenitoras que tomaron menos de 800 microgramos y estaban expuestas a sustancias químicas domésticas tenían un riesgo mayor de que su hijo desarrollara autismo que aquellas que tomaron 800 microgramos de ácido fólico o más y no lo estaban.

Los autores advierten que este es un estudio de casos y controles basado en gran medida en los recuerdos de los participantes. Además, aún no han establecido una relación de causalidad. Sin embargo, estos resultados garantizan un paso importante para la validación en posteriores estudios. Además, es una puerta de entrada a la investigación de los mecanismos que contribuyen a los posibles efectos protectores del ácido fólico.