Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Especialidades > Oncología Médica

Ni herencia ni malos hábitos: la principal causa de cáncer es el azar

Cerca de dos tercios de las mutaciones que causan cáncer se deben a errores aleatorios en el ADN, según un estudio

El científico Bert Vogelstein, del Centro de Cáncer Johns Hopkins Kimmel, uno de los encargados de la investigación.
Ni herencia ni malos hábitos: la principal causa de cáncer es el azar
Redacción
Viernes, 24 de marzo de 2017, a las 11:00
Científicos estadounidenses demuestran que la principal causa del cáncer es el azar. Un factor sorprendente, no porque antes no se supiera, sino por su alto porcentaje de probabilidades, pues se ha descubierto que cerca de dos tercios de las mutaciones que causan esta enfermedad se deben a errores aleatorios durante la replicación del ADN. Un elemento que a partir de ahora hay que tener en cuenta junto con la herencia genética y los factores ambientales.

La investigación, llevada a cabo por los científicos Cristian Tomasetti y Bert Vogelstein, del Centro de Cáncer Johns Hopkins Kimmel (EEUU) y cuyo estudio se ha publicado en la revista Science, se centra en un nuevo modelo matemático basado en la secuenciación del ADN y en datos epidemiológicos de todo el mundo. “Es bien sabido que debemos evitar factores ambientales como fumar para reducir el riesgo de cáncer; pero es menos conocido que, cada vez que una célula normal se divide y duplica su ADN para generar dos células nuevas, comete múltiples errores”, explica Tomasetti.

Esos errores, prosigue el codirector de la investigación, “son una fuente poderosa de mutaciones del cáncer que, históricamente, se ha infravalorado, y nuestro nuevo trabajo aporta la estimación de la fracción de mutaciones causada por ellos”.

Los expertos llegaron a esa conclusión tras analizar las mutaciones que provocan un crecimiento anormal de las células en 32 tipos de cáncer, en los que el 65 por ciento de las mutaciones cancerígenas resultaron de los errores en la replicación del ADN. Según los autores del estudio, hacen falta en general dos o más mutaciones de genes críticas para que se desencadene un cáncer y usaron su modelo matemático para mostrar, por ejemplo, que en el caso del cáncer de páncreas, el 77 por ciento de las mutaciones se deben a errores al azar en la replicación del ADN. En otros tipos de cáncer, como el de próstata, el cerebral o el de hueso, más del 95 por ciento de las mutaciones ocurren por esa misma causa.

La detección precoz, más esencial que nunca

Los científicos señalan que sus conclusiones están de acuerdo con estudios epidemiológicos que indican que aproximadamente un 40 por ciento de los cánceres pueden prevenirse si se evitan entornos o estilos de vida poco saludables, pero otras muchas personas padecerán la enfermedad por la naturaleza azarosa de esos errores genéticos.

Pese a la importancia de las campañas para evitar el tabaco, el sol, las comidas grasas y demás, el foco se vuelve con más fuerza que nunca hacia la detección precoz. En este sentido, Vogelstein remarcó que se necesitan “urgentemente” métodos para detectar el cáncer más temprano “mientras es aún curable”.