Separ organiza una jornada sobre la implicación de la polución y el cambio climático en la salud

Los problemas de la contaminación se llevan un 4% del PIB en España
Los ponentes de la jornada con Carlos Jiménez, presidente de Separ (derecha).


02 dic 2020. 14.20H
SE LEE EN 6 minutos
POR MARÍA GARCÍA
La contaminación ambiental es un lastre para la salud, pero también para la economía. Según un Informe de la Alianza Europea de la Salud (EPHA, por sus siglas en inglés), la polución cuesta a España 926 euros por persona al año. Lo ha recordado Isabel Urrutia, neumóloga y coordinadora del Año Separ 2020-2021 por la Calidad del Aire, Cambio Climático y Salud, en una jornada celebrada este 2 de diciembre en la que la Neumología, los pacientes y la administración han dado su visión sobre el 'Impacto de la contaminación y el cambio climático sobre la salud'. Carlos A. Jiménez Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), ha recalcado que hay siete millones de personas que mueren cada año en el mundo como consecuencia de la contaminación. También está detrás del tres por ciento de la mortalidad anual en España, lo que equivale a alrededor de 10.000 muertes atribuidas a este problema. "Pero además se ha calculado el cuatro por ciento del PIB de países desarrollados, como España, se destina a problemas causados de la contamianción ambiental", ha señalado. 


"El cambio climático está acelerado, lo que hace muy difícil la adaptación de la naturaleza y los seres vivos"


"Casi nueve de cada 10 personas en el mundo respiramos aire que no es el adecuado", ha añadido Isabel Urrutia, que ha ido enumerando los daños que producen contaminantes como los PM10 y PM2.5, o el ozono troposférico y otros gases que causan el efecto invernadero y que precipitan el cambio climático.

"Los cambios climáticos han existido siempre. Pero a diferencia del resto, el actual es mucho más rápido. Está acelerado, lo que hace muy difícil la adaptación de la naturaleza y los seres vivos", ha señalado. En este sentido, ha recordado cómo en confinamiento por la pandemia del Covid-19 sirvió para volver a ver las ciudades sin ese velo de contaminación ambiental que, según diversos estudios, provoca una disminución de la capacidad pulmonar de los más pequeños, incementa las alergias, puede desencadenar EPOC e infecciones respiratorias, y aumenta los problemas entre aquellas personas con patologías respiratorias. 

"El calentamiento global causará 250.000 muertes anuales en 2030 y, juntos, los sistemas sanitarios equivalen al quinto país del mundo en producir gases invernadero", ha recordado Jiménez Ruiz. Por parte de los pacientes, Iñaki Morán, coordinador nacional de EPOC en Fenaer, y Mariano Estéban, presidente de Fenaer, han puesto en valor la importancia de educar a las siguientes generaciones para frenar la contaminación. Pero también han recalcado que no hay tiempo: no se puede esperar a que haya un cambio en la siguiente generación, sino que hay que tomar medidas ya. 

Porque, tal y como han señalado, a veces la población no es consciente de la contaminación que hay dentro de los hogares, o de los problemas que puede causar no solo a nivel respiratorio, sino también cardiovascular. 

El papel de los ciudadanos


La sociedad científica también ha recordado un artículo publicado en la European Respiratory Journal este 2020 sobre la situación actual de la contaminación del aire. En él se señala que los propios ciudadanos tienen que empezar a realizar elecciones personales recomendadas para proteger su salud respiratoria y, en general, frente a la contaminación del aire, contra la que ya no bastan solo las políticas públicas que se ponen en marcha.

"El abanico de medidas que pueden adoptar los ciudadanos de forma individual es amplio y, entre ellas, figuran desde llevar mascarillas en las condiciones en que estén prescritas, limitar el ejercicio físico al aire libre en los días de más contaminación atmosférica y cerca de las fuentes de esta contaminación, intentar reducir la exposición a la contaminación del aire de carreteras mientras se viaja de un lugar a otro o utilizar sistemas de calidad del aire para planificar las actividades", ha señalado.

"A todos nuestros enfermos respiratorios crónicos hay que informarles sobre lo que deben hacer y deben evitar. También se ha visto, aunque la evidencia es excasa, que la dieta mediterránea es el mejor antioxidante contra la contaminación", ha recalcado Urrutia, que ha ido nombrando también las distintas actividades que la sociedad científica realizará con motivo del Año Separ por la Calidad del Aire. 

El encuentro también ha contado con Alfonso Gil Invernón Alfonso Gil Invernón, teniente alcalde y concejal de Movilidad ym Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao, que ha explicado las medidas con las que han conseguido reducir la contaminación en esta ciudad. 

Recomendaciones para minimizar la contaminación del aire ambiental


Llevar respiradores de partículas ajustados, como las mascarillas N95, cuando los niveles de la contaminación ambiental sean altos o se viaje a áreas con altos niveles ambientales de contaminación del aire.
Cambiar del transporte motorizado al transporte activo, como andar o ir en bicicleta.
Elegir rutas de viaje que minimicen el tráfico cercano a la carretera para evitar la exposición a la contaminación del aire, donde haya poco tráfico, rutas y recorridos con los espacios abiertos, minimizar los viajes durante las horas pico y evitar retrasos en áreas de alta contaminación del aire cuando sea posible.
Optimizar el estilo de conducción y la conducción del vehículo, como conducir con las ventanillas cerradas en medio del tráfico, mantener los sistemas de filtración del aire del automóvil y evitar el motor inactivo.
Hacer ejercicio al aire libre de forma regular, pero de forma moderada cuando haya niveles de contaminación del aire altos.
Estar atentos a los niveles de contaminación locales.

Recomendaciones para minimizar la exposición personal a la contaminación del aire doméstico:


Utilizar combustibles limpios y asegurarse de que el hogar tenga ventilación donde sea posible y adoptar mejoras en estufas, donde los recursos sean suficientes.
Usar limpiadores de aire portátiles combinados con medidas para reducir la fuente de consumo doméstico, contaminación del aire y estrategias para mejorar ventilación. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.