El nuevo informe 2020 de la AEMA muestra que, en general, Europa ha mejorado la calidad del aire

La contaminación ambiental causa en España 31.600 muertes prematuras
Mapa de Europa con los datos de la evolución.


03 dic 2020. 16.30H
SE LEE EN 8 minutos
La Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) ha publicado el informe anual 'La calidad del aire en Europa – Informe 2020 sobre la calidad del aire', que ha desvelado que, en conjunto, Europa ha mejorado la calidad del aire en sus ciudades y la mortalidad vinculada a la contaminación atmosférica en una década, aunque sigue teniendo un importante margen de mejora en este ámbito, ya que todavía registra más de 400.000 muertes prematuras anuales por esta causa. En España, estos fallecimientos superan los 31.600.

El documento de la AEMA 'La calidad del aire en Europa — Informe de 2020' indica que seis estados miembros superaron el valor límite de la Unión Europea (UE) para las partículas finas (PM2,5) en 2018: Bulgaria, Croacia, República Checa, Italia, Polonia y Rumanía. Solo cuatro países de Europa —Estonia, Finlandia, Irlanda e Islandia — registraron concentraciones de partículas finas por debajo de los valores guía más estrictos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Asimismo, señala que sigue habiendo divergencias entre los límites legales de calidad del aire de la UE y los valores guía de la OMS, una cuestión que la Comisión Europea pretende abordar con una revisión de las normas de la UE en el marco del plan de acción "contaminación cero".


Desde el año 2000, las emisiones de contaminantes atmosféricos clave han disminuido de manera significativa


El nuevo análisis de la AEMA (EEA, por sus siglas en inglés) se basa en los últimos datos oficiales sobre la calidad del aire provenientes de más de 4.000 estaciones de vigilancia de toda Europa en 2018. La exposición a las partículas finas PM2,5 causó alrededor de 417.000 muertes prematuras en 41 países europeos en 2018, según la evaluación de la AEMA. De este total, 379.000 muertes por PM2,5 se produjeron en los países de la UE-28. Al analizar la mortalidad según el agente contaminante, se constató que 54.000 y 19.000 muertes prematuras se atribuyeron al dióxido de nitrógeno (NO2) y al ozono troposférico (O3), respectivamente. En España, se registraron 23.000 muertes prematuras por PM2,5, 6.800 por NO2 y 1.800 por O3 en 2018, según el informe a AEMA. Unos 31.600 fallecimientos. 

Las políticas tanto de la UE, como nacionales y locales, así como los recortes de emisiones en sectores clave, han mejorado la calidad del aire en toda Europa, según revela el informe de la AEMA. Desde el año 2000, las emisiones de contaminantes atmosféricos clave, incluidos los óxidos de nitrógeno (NOx) procedentes del transporte, han disminuido de manera significativa, a pesar de la creciente demanda de movilidad y del consiguiente aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector.

También se han observado importantes reducciones en las emisiones contaminantes procedentes del suministro de energía, mientras que los avances en la reducción de las emisiones procedentes de los edificios y la agricultura han sido lentos.

Hugo 60.000 muertes prematuras menos


Gracias a la mejor calidad del aire, en 2018 hubo unas 60.000 muertes prematuras menos a causa de la contaminación por partículas finas (PM 2,5), en comparación con 2009. En el caso del dióxido de nitrógeno, la reducción ha sido aún mayor, debido a la que las muertes prematuras han disminuido aproximadamente un 54  por ciento en la última década. La aplicación continua de políticas medioambientales y climáticas en toda Europa es un factor determinante para conseguir estas mejoras.

El nuevo informe de la AEMA está en la misma dirección que en el recientemente difundido informe de la European Public Health Alliance (EPHA), y que mostró los altos costes económicos asociados a la mala calidad del aire y la contaminación en numerosas ciudades europeas, entre ellas 48 ciudades españolas.

Según ese informe previo la contaminación del aire cuesta a cada español casi 1.000 euros al año (926 euros, en concreto). Ambos informes destacan que la implementación de medidas públicas destinadas a mejorar la calidad del aire, tienen un impacto positivo en la morbilidad, la mortalidad y los altos costes económicos asociados a la contaminación atmosférica.


"Debemos seguir combatiendo este fenómeno con prudencia!


Tres cuartas partes de la población urbana de la UE está expuesta a aire tóxico. La mayoría de europeos que viven en ciudades todavía respiran aire que es peligroso para su salud, según nos ha confirmado el nuevo informe de la AEMA. Estos datos suscriben los aportados previamente por el informe de CE Delft, de la EPHA, que cuantifica costes asociados a la contaminación que son inaceptablemente altos, si bien desde la perspectiva de las sociedades y fundaciones médico-científicas, como Separ y FEC, lo que es inaceptable son las cifras de enfermedades y muertes prematuras que se siguen produciendo debido a la contaminación. Por lo tanto, debemos seguir combatiendo este fenómeno con contundencia”, ha destacado Isabel Urrutia, neumóloga, coordinadora del área de Medio Ambiente de Separ y coordinadora Año Separ 2020-2021 por la Calidad del Aire, Cambio Climático y Salud.

La contaminación del aire es realmente un factor de riesgo y un desencadenante de enfermedades cardiovasculares, que hoy en día siguen siendo la primera causa de muerte tanto en España como en Europa. Las partículas contaminantes son inhaladas a través del aparato respiratorio y desde este entran en el organismo, donde dañan los pulmones, y acaban provocando reacciones que atacan a los vasos sanguíneos y el corazón. Es fundamental incidir en la importancia de mejorar la calidad del aire para prevenir enfermedades y muertes cardiovasculares y respiratorias prematuras. Nuestra misión es informar tanto a la población como a los poderes públicos para que tomen medidas destinadas a evitarlo. Los recientes informes europeos avalan claramente que debemos trabajar en esta dirección”, ha expuesto Jordi Bañeras, cardiólogo y representante de la Fundación Española del Corazón (FEC).

Hacia el Pacto Verde Europeo


Por su parte, los líderes europeos de AEMA y la UE han destacado la importancia de trabajar hacia una Europa verde y con el aire limpio, a través de iniciativas como el Pacto Verde Europeo, que incluye la consecución de la “contaminación cero” para Europa.

Al respecto, la Comisión Europea ha publicado recientemente una hoja de ruta sobre el plan de acción de la UE “contaminación cero”, que forma parte del Pacto Verde Europeo. Actualmente, la UE trabaja en una nueva legislación que puede influir en las emisiones de los automóviles en las ciudades, como defienden los informes de la AEMA y el anterior de la EPHA. El objetivo de la legislación europea es reducir las emisiones de NOde los automóviles, aunque algunos Estados miembro de la UE quisieran otorgar límites más flexibles a la industria del motor, lo que supondría que los vehículos de motor seguirían emitiendo y contaminando más.

La calidad del aire y el Covid-19


El informe de la AEMA también ofrece una reseña sobre la relación entre la pandemia de Covid-19 y la calidad del aire. Una evaluación más detallada de los datos provisionales de la AEMA para 2020, apoyada por la modelización efectuada por el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS), confirma evaluaciones anteriores y revela reducciones de hasta el 60 por ciento de determinados contaminantes atmosféricos en muchos países europeos que aplicaron medidas de confinamiento en la primavera de 2020. Sin embargo, la AEMA aún no dispone de estimaciones sobre los posibles efectos positivos para la salud de la mejor calidad del aire en 2020.

El informe señala, asimismo, que la exposición a largo plazo a los contaminantes del aire provoca enfermedades cardiovasculares y respiratorias, identificadas como factores de riesgo de muerte en pacientes con Covid-19. No obstante, la causalidad entre contaminación atmosférica y la gravedad de las infecciones por Covid-19 no está clara y se requieren más investigaciones epidemiológicas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.