Psicólogos, psiquiatras y pediatras analizan para este medio qué suponen estas microtransacciones para los adolescentes

Impuesto del 21% a las 'cajas de botín' para frenar la ludopatía infantil
Juan Cruz Rada Pérez, Elena Anguiano García, Víctor Pérez Solá y Lefa S. Eddy.


19 jun 2022. 16.00H
SE LEE EN 8 minutos
'Loot boxes' o cajas de botín. Así se denominan a los clásicos sobres de coleccionistas que, actualmente, se adquieren a través de los videojuegos para obtener, dependiendo de cuál se trate, armas, herramientas o mejores jugadores de fútbol, como ocurre en el FIFA. Para hacerse con estos 'premios', la persona debe pagar por ellos, por lo que las cajas de botín se consideran un tipo de microtransacción que, a día de hoy, no están reguladas y fomentan algunas patologías como la ludopatía, sobre todo en adolescentes varones. Una regulación que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ya ha puesto sobre la mesa mediante un anteproyecto de Ley, el cual ha sido bien visto desde el punto de vista sanitario, aunque lo consideran "insuficiente". De hecho, los profesionales reclaman "un control más directo a través de denuncias y con una regulación de un impuesto del 21 por ciento como mínimo, al tratarse de un artículo de lujo", tal y como reivindica Juan Cruz Rada Pérez, vocal de Psicología Educativa y de Nuevas Tecnologías del Colegio Oficial de Psicología de la Rioja.

Rada Pérez explica a Redacción Médica que "las cajas de botín tienen un diseño aleatorio que impulsa un comportamiento que puede considerarse adictivo. Una conducta que se da, sobre todo, en menores y en personas que tienen un comportamiento impulsivo, lo que les facilita la adicción a este tipo de recompensas como las cajas de botín que, al fin y al cabo, son pagadas". Por ello, "el Estado debe regular el acceso del menor a este tipo de videojuegos mediante denuncias directas a la compañía que lo desarrolla y que esta compense muy por encima de los posibles beneficios que haya obtenido. Esto, sin duda alguna, limitaría inmediatamente la compra de las cajas de botín, porque sería la propia compañía la encargada de asegurar que las personas que entran al juego tienen más de 18 años".

El anteproyecto de Ley que Garzón propone equipara las cajas de botín con los juegos de azar, los cuales tributan al 10 por ciento, aunque el documento no recoge qué porcentaje de impuestos podría aplicarse a las 'loot boxes'. Sin embargo, esta comparativa de Garzón resulta ser, según Rada Pérez, "más compleja de lo que parece, ya que no solo es obtener un 'premio', sino que además, la persona obtiene unos refuerzos sociales. Al abrir una caja de botín, el videojuego te proporciona una celebración y facilita que otros jugadores sepan lo que has logrado, algo bastante más retorcido y que va más allá del azar".


Juan Cruz Rada: "El 50% de los beneficios que obtiene una de las principales empresas de videojuegos proceden de las 'loot boxes'"



Por todo ello, "las cajas de botín tendrían que estar reguladas con un impuesto del 21 por ciento, como mínimo, porque al fin y al cabo son un artículo de lujo, no una necesidad". De hecho, el psicólogo subraya que, según un estudio llevado a cabo en el Reino Unido en 2020, "más de 2 millones de libras provenían de las cajas de botín. También se ha demostrado que el 50 por ciento de los beneficios que obtiene una de las principales empresas de videojuegos proceden de las 'loot boxes'". 

Una cuestión que también subraya Elena Anguiano García, psicóloga del Colegio Oficial de Psicología de La Rioja, quien asegura que "son muchos los países que ya están pidiendo, no solo por un tema social sino financiero, que las cajas de botín tarifen o sean gravadas como juego de azar. De hecho, Bélgica ya considera ilegales las cajas de botín, lo que ha provocado que algunos videojuegos no hayan salido al mercado en el país". 

Ludopatía por cajas de botín, más propensa en varones jóvenes


Asimismo, Anguian García manifiesta a este medio que "por un lado, el mundo de los videojuegos es más habitual en varones porque tiene un punto de búsqueda de sensaciones, además de ser un poco machista. Y, por otro lado, es más usual en jóvenes porque su cerebro está creciendo y esas cajas de botín provocan esa búsqueda de sensaciones a través de ese tipo de recompensas intermitentes, es lo que se llama refuerzo intermitente intervalo variable. Esto es muy adictivo y hace que mantenga a los adolescentes varones en vilo".


Lefa S. Eddy: "El mayor problema de los videojuegos es la falta de acompañamiento porque juegan con sus amigos y los padres están ausentes"



Según Anguian García, "es un tema mucho más amplio que la ludopatía porque estas microtransacciones van asociadas al mundo de las criptomonedas, mucho más peligroso. Entonces, se les vende la imagen a los adolescentes de que las criptomonedas son fáciles de conseguir, que te van a proporcionar dinero rápido y fácil. Y a esto hay que añadir que los adolescentes son más vulnerables a este tipo de mensajes porque están en un momento vital de desarrollo de la corteza prefrontal, que no está igual de madura que en la edad adulta, lo que provoca que tomen decisiones más impulsivas y el sistema límbico lo tienen más alterado".

Por todo esto, según Anguian García, "hay un caldo de cultivo al que se añade el refuerzo social que tienen las cajas de botín: lograr más armamento o ropa en un videojuego mola más que no tenerlo", ejemplifica. 

Una posición compartida por Víctor Pérez Solá, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y Salud Mental (Sepsm), quien asegura que "las cajas de botín son la ludopatía en sí mismas y desde Salud Mental se lleva viendo desde hace muchos años que son uno de los problemas más emergentes y con más riesgo para un futuro". Las 'loot boxes' son, según Pérez Solá, "las adicciones no químicas, es decir, aquellas adicciones de gente joven a los videojuegos y juegos de azar y, por tanto, de economía, ya que realmente es un sistema accesible porque estás en casa y es muy sencillo apostar e intentar recibir a cambio de esa apuesta unos beneficios".


Víctor Pérez: "Lo prioritario es la prevención y esto se hace tanto ofreciendo información adecuada a los usuarios como imponiendo una serie de normas para que tenga el mínimo riesgo de crear adicciones"



Para intentar 'frenar' el consumos de las cajas de botín, Pérez Sola advierte que "lo prioritario es la prevención y esto se hace tanto ofreciendo una información adecuada a los usuarios, sobre todo a las personas de mayor riesgo, gente joven y varones; como imponiendo una serie de normas para que esto tenga el mínimo riesgo de crear adicciones. Es decir, va desde imponer impuestos altos a regular el tipo de premios que se ofrecen".

Pediatría ante la regulación de las cajas de botín


Los adolescentes varones son los principales consumidores de las cajas de botín, un asunto que "preocupa" a Pediatría. Así lo comparte Lefa S. Eddy, secretaria de la Sociedad de Psiquiatría Infantil de la Asociación Española de Pediatría (SPI-AEP), con Redacción Médica. Eddy asegura que "es fantástico que las 'loot boxes' se regulen, pero hay un aspecto mucho más importante: la educación de los hijos". 

Para la pediatra, "es evidente que las cajas de botín favorecen la adicción en los adolescentes ya que se encuentran ante situaciones que les producen cierta emoción y excitación, ante la incógnica de si le tocará o no el artículo o personaje que desean. A pesar de esto, el mayor problema de los videojuegos es la falta de acompañamiento, es decir, cuando los adolescentes tienen 14 años ya no disponen de compañía porque juegan con sus amigos y los padres están ausentes". 

Por ello, aunque a Eddy le parece "bien" la regulacion de las cajas de botín, añade que "lo más importante es que los padres sepan, acompañen y eduquen a sus hijos sobre los riesgos que provocan este tipo de comportamientos", concluye. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.