El internista Tamarit explica que no hay evidencia científica que permita recomendar el vino frente al riesgo vascular

"Ninguna guía recomienda el consumo de alcohol, aunque sea moderado"
Juan José Tamarit, internista.


16 dic 2020. 19.40H
SE LEE EN 3 minutos
POR MARÍA GARCÍA
El consumo de alcohol lleva años muy integrado en la cultura española. En el país se empieza a consumir a los 13 años. Un diez por ciento de la población lo bebe todos los días, especialmente en hombres. Y muchos de ellos con la idea de que una copa de vino al día es beneficiosa para el corazón. Sin embargo, "ninguna guía recomienda a día de hoy su consumo, ni siquiera el moderado".  

Así lo ha explicado Juan José Tamarit, del Servicio de Medicina Interna del Consorcio Univesritario Hospital General de Valencia en la XVI Reunión Vascular de la SEMI. El experto ha señalado que desde hace más de 50 años se han ido publicando trabajos científicos que parecen avalar que el consumo moderado (una unidad estándar alcohol/día para las mujeres, y entre una y dos para los hombres) puede mejorar el riego cardiovascular e incluso la mortalidad por encima de los pacientes abstemios.


"La relación entre el consumo de alcohol y el accidente cerebrovascular es más compleja"


"Sobre todo en mortalidad derivada de cardiopatía isquémica. La relación entre el consumo de alcohol y el accidente cerebrovascular es más compleja, lo que refleja en parte la heterogeneidad de esta enfermedad vascular", ha apuntado. 

"Los estudios epidemiológicos también sugieren que el consumo moderado de bebidas fermentadas -vino y cerveza- confieren una mayor protección cardiovascular que las bebidas espirituosas, posiblemente debido a su mayor contenido polifenólico (Resveratrol)", ha indicado.

Según ha señalado a Redacción Médica, estos beneficios para la salud de beber con moderación se han atribuido principalmente al aumento de la sensibilidad a la insulina, cambios en el perfil de lípidos, el aumento de la capacidad antioxidante y la disminución de la inflamación sistémica relacionada con la aterosclerosis, así como a una mayor capacidad para mantener la integridad endotelial debido a un aumento en células progenitoras endoteliales circulantes.

Diapositiva de un estudio sobre el coonsumo de alcohol y enfermedades cardiovasculares y cáncer.


"Sin embargo, la mayoría de estos trabajos son observacionales, lo que limita mucho la potencia de la recomendación, además de presentar innumerables sesgos. Además existen otros trabajos y metanálisis no concordantes y también los realizados mediante aleatorización mendeliana concluyen que a menor consumo de alcohol, el perfil cardiovascular es más favorable", ha asegurado. 

"Pero si hablamos de alcohol y tumores, está demostrado que cualquier cantidad de consumo eleva el riesgo de patología oncológica, como cánceres de cabeza y cuello, esófago, hígado, colorectal, páncreas y mama.  Las personas no solo tienen riesgo vascular, sino que pueden desarrollar otras patologías. No existe evidencia que nos permita recomendar el consumo moderado como mejoría de riesgo. En enfermedades inflamatorias y tumores, cualquier consumo que sea más que cero causa más daño que beneficio", explica a este medio.

Además, durante la ponencia ha señalado que el riesgo de cáncer de mama aumenta con cada unidad de alcohol consumida por día un cinco por ciento en mujeres premenopáusicas y un nueve por ciento en mujeres postmenopáusicas.

Con todo, asegura que se necesitan estudios aleatorizados para conocer realmente el beneficio que podría tener el consumo moderado frente al riesgo vascular. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.