Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 15:55
Especialidades > Medicina de Familia

"La sedación, en sí misma, es un recurso terapéutico neutro"

Su uso paliativo será uno de los principales temas de debate en el próximo Congreso de la SEMG

Jacinto Bátiz es el presidente del Comité Científico del XXIV Congreso de la SEMG.
"La sedación, en sí misma, es un recurso terapéutico neutro"
Redacción
Miércoles, 03 de mayo de 2017, a las 09:10
“Cuando el médico seda al enfermo que se encuentra sufriendo en fase terminal y lo hace con criterios clínicos y éticos, una vez obtenido su consentimiento, no está provocando su muerte, está evitando que sufra mientras se muere”. Jacinto Bátiz, responsable del Grupo de Trabajo de Bioética de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y presidente del Comité Científico de su XXIV Congreso, destaca que si  los síntomas de la enfermedad no responden a tratamiento y provocan un “sufrimiento insoportable” al paciente, “esto obliga al médico a disminuir la consciencia del enfermo”.

La mesa sobre sedación paliativa será uno de los platos fuertes del XXIV Congreso de la SEMG, que tendrá lugar entre el 18 y el 20 de mayo en San Sebastián. Los médicos de Familia asistentes podrán aclarar sus dudas en torno a esta práctica médica. “La sedación, en sí misma, es un recurso terapéutico neutro”, explica Bátiz. “Lo que puede hacerla éticamente aceptable o reprobable es el fin que con ella se desea conseguir y las circunstancias en que se aplica”.

El experto en bioética considera que “será aceptable éticamente cuando exista una indicación médica concreta y se hayan agotado los demás recursos terapéuticos. El fin que busquemos con la sedación será la medida para tasar el acto como ético”. Bátiz sostiene que las nuevas normativas de países como Francia, que permiten la sedación siempre que esté indicada, no deben interpretarse como una sedación ‘a la carta’.

“Si la sedación está indicada y el médico se negara a realizarla, el enfermo sí la podría exigir como un derecho. Esto es lo que debe garantizar una ley, no que el médico esté obligado a realizarla ante la petición del enfermo aunque no estuviera indicada”, aclara Bátiz.