La nueva central térmica del Reina Sofía reduce consumo y emisiones de CO2

El centro, pionero en España, permitirá ahorrar una media de 1,2 millones de euros al año

La delegada de Salud y Familias visita la nueva central térmica.
La nueva central térmica del Reina Sofía reduce consumo y emisiones de CO2
mar 19 marzo 2019. 15.00H
El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba cuenta desde este martes con una nueva central térmica única en España por sus características técnicas, que permitirá mejorar la calidad del funcionamiento de servicios básicos del hospital como la climatización (frío y calor), la producción de agua caliente y de vapor (necesario para áreas como lavandería o esterilización). Concretamente, las nuevas instalaciones permitirán reducir en un 34 por ciento el consumo energético, es decir, el centro ahorrará una cantidad de energía similar a la que consumen 1.000 hogares al año.

Así lo han puesto de manifiesto esta mañana la delegada de Salud y Familias, María Jesús Botella, y la directora gerente del hospital, Valle García, en la visita a las nuevas instalaciones. En el acto, las autoridades han estado acompañadas por profesionales del área de Servicios Generales y de la empresa Veolia, encargada de la gestión energética integral de las instalaciones. Precisamente, el director general de Veolia Lecam (zona centro y sur de España), Francisco Villalobos, ha estado presente en la visita a la nueva central para explicar sus novedades técnicas.

Gracias a una inversión de 4,8 millones de euros, el hospital cuenta hoy con una instalación puntera a nivel nacional, ya que el centro de producción dispone de la última tecnología existente en materia de gestión energética y está diseñada con los mejores criterios de eficiencia.


La nueva central térmica sería capaz de climatizar unos 2.800 hogares


Esta instalación, vital para el funcionamiento del hospital, ocupa una superficie de 631 metros cuadrados en el recinto, dispone de 4 calderas y 6 enfriadoras, y cuenta con una capacidad de producción total de 10 MW de frío, 8.5 MW de calor y 4 MW de vapor. Este volumen de actividad permite cubrir la demanda de calor y frío de algunos edificios del complejo hospitalario (Hospital General, Consultas Externas, Materno-Infantil, Anatomía Patológica, Edificio de Gobierno y edificios industriales) y, en términos comparativos, se podría decir que la nueva central térmica sería capaz de climatizar unos 2.800 hogares, o lo que es lo mismo, dar servicio a un municipio de unos 7.000 habitantes, como por ejemplo Almodóvar del Río.

En esta línea, la nueva central térmica no solo dará respuesta a las necesidades actuales, sino que prevé resolver los futuros incrementos de la demanda energética por crecimiento del hospital. Así, el nuevo centro aumenta la capacidad de producción, ya que permitirá incrementar en un 50 por ciento la producción de frío y en un 20 por ciento más el calor.

La delegada de Salud y Familias, María Jesús Botella, ha señalado que “la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente tienen una gran importancia para la Junta de Andalucía. Por ello, desde la Consejería de Salud y Familias, apostaremos por incorporar tecnología de vanguardia que mejore el servicio que prestamos, que nos ofrezca mayores niveles de calidad, seguridad y eficacia, adecuando el consumo de recursos a las necesidades reales”.


Impacto ambiental


Una de las principales mejoras que introduce la nueva central térmica es la reducción en las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera. Se trata de un avance muy importante, ya que la tecnología que se incorpora va a reducir las emisiones en un 25 por ciento, una cantidad equivalente a la que producen 1.700 vehículos en circulación. Se trata de un volumen de contaminación que se elimina gracias a la puesta en marcha de este proyecto y que sitúa al hospital como referente en su compromiso con la sostenibilidad.


El Hospital Reina Sofía mantiene entre sus líneas estratégicas la reducción del impacto ambiental 


Esta reducción es posible gracias a los modernos sistemas de control que incorpora la central y que posibilitan que se genere energía en función a las necesidades de demanda real en cada momento. Hay que tener en cuenta que la anterior central térmica venía funcionando desde la apertura del hospital, aunque el equipamiento de la misma ha sido renovado.

El Hospital Reina Sofía mantiene entre sus líneas estratégicas la reducción del impacto ambiental en todas sus acciones. Precisamente, es referente nacional en esta materia y destacan iniciativas como la instalación solar térmica con la que cuentan todos los edificios del complejo desde al año 2007.


Ahorro económico


Además de las mejoras relativas al impacto ambiental y al consumo energético, la nueva central térmica va a suponer un ahorro económico de 1,2 millones de euros al año. En total, a lo largo de los 15 años que se establecen en el contrato con Veolia, el ahorro económico estimado para la Administración se cifra en unos 18 millones de euros.

Otra de las mejoras destacables que se va a producir es la inversión cercana a los tres millones de euros en la renovación de equipos de climatización. En este sentido, los diferentes edificios del complejo hospitalario verán mejorados estos sistemas, aumentando la calidad y comodidad de pacientes y profesionales, tanto en las zonas de hospitalización como en otras áreas asistenciales (quirófanos, consultas, etc.).
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.