Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Empresas > Industria

Sirukumab inhibe la destrucción articular en artritis reumatoide grave

El fármaco de Janssen y GSK logra estos resultados en pacientes con respuesta insuficiente a los farme

Tsutomu Takeuchi.
Sirukumab inhibe la destrucción articular en artritis reumatoide grave
Redacción
Lunes, 13 de junio de 2016, a las 12:40
Janssen ha anunciado los resultados de un estudio pivotal de fase III en el que se evaluó sirukumab (CNTO 136) administrado por vía subcutánea, un anticuerpo monoclonal humano contra la interleuquina (IL)-6 en desarrollo para el tratamiento de adultos con artritis reumatoide (AR) activa de moderada a grave.

Los datos del ensayo, patrocinado por Janssen y realizado en 1.670 pacientes, mostraron que en los pacientes que recibieron sirukumab se observó una inhibición significativa de la progresión radiográfica de la enfermedad, o destrucción articular, desde el periodo basal hasta la semana 52, y una mejoría de los signos y síntomas de la AR en la semana 16, los dos criterios de valoración principales del estudio, en comparación con los pacientes que recibieron placebo.  Janssen está desarrollando sirukumab conjuntamente con GSK. Estos datos se están presentando en el Congreso Europeo Anual de Reumatología (Eular 2016).

En el estudio Sirround-D se cumplieron los dos criterios de valoración principales. En el estudio se evaluó el tratamiento con sirukumab en pacientes adultos con AR activa que habían presentado una respuesta insuficiente al tratamiento con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (farme).

De hecho, la inhibición de la progresión radiográfica de la enfermedad, o destrucción articular,  fue significativamente mayor en los pacientes tratados con sirukumab: los cambios medios en la puntuación van der Heijde-Sharp desde el periodo basal hasta la semana 52 fueron de 0,50 en los pacientes que recibieron 50 mg de sirukumab cada cuatro semanas (n=557) y de 0,46 en los pacientes que recibieron 100 mg de sirukumab cada dos semanas (n=557), en comparación con un cambio medio de 3,69 en los pacientes del grupo placebo (n=556) (ambos P 0,001). El método de puntuación de van der Heijde-Sharp es una medida por rayos X de los cambios en la destrucción y daño articular, incluidos la erosión articular y el estrechamiento del espacio articular. Según este método, cuánto más alta es la puntuación, mayor es el daño estructural.

Asimismo, la inhibición significativa de la progresión radiográfica de la enfermedad se observó ltanto en los pacientes que no habían recibido previamente tratamientos biológicos como en los que sí los habían recibido, y se detectó ya en la semana 24.

Por otro lado, el 54,8 por ciento y el 53,5 por ciento de los pacientes que recibieron 50 mg de sirukumab y 100 mg de sirukumab, respectivamente, presentaron una mejoría de, al menos, el 20 por ciento de los signos y síntomas de la AR según los criterios ACR20 del Colegio Americano de Reumatología en la semana 16, frente al 26,4% de los pacientes del grupo placebo (ambos P  0.001).

“Los resultados de este estudio de fase III demuestran que sirukumab inhibió significativamente la progresión del daño articular y alivió el dolor y la inflamación en pacientes con artritis reumatoide no controlada suficientemente con fármacos modificadores de la enfermedad tradicionales. Los tratamientos que pueden permitirnos evitar que la enfermedad cause un daño articular permanente son valiosos en el tratamiento a largo plazo de la artritis reumatoide”, ha declarado Tsutomu Takeuchi, profesor de medicina del departamento de reumatología e inmunología clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad Keio de Tokyo, Japón. “Esperamos que los próximos datos de los ensayos de fase III en curso nos permitan comprender mejor la eficacia y seguridad de sirukumab en una población de pacientes con artritis reumatoide más amplia y más diversa”.