Expertos abordan en el plató de Redacción Médica los retos y oportunidades de los cuidados conectados en los hospitales

Luis Martínez Hervás, Manuel Bayona, Adrián Mateos (moderador), Eloína Núñez y César Matarranz.


12 mar 2022. 18.45H
SE LEE EN 13 minutos
De la facultad de Medicina se sale con la certeza de que la labor sanitaria se resume en ‘tres grandes C’: curar, cuidar y, si ninguna de las anteriores es posible, consolar. Según los participantes del último debate de Redacción Médica, ese “acompañamiento” del paciente a lo largo de su proceso asistencial constituye “la eterna asignatura pendiente” en los hospitales. Una “revolución”, subrayan, que pasa inevitablemente por la “humanización” de la práctica clínica.

Son algunas de las conclusiones que se extraen de la mesa redonda ‘Cuidados Conectados: Conectar interacciones para mejorar la experiencia de cuidado’ organizada por Redacción Médica con la colaboración de Hillrom, ahora parte de Baxter. Un debate en el que han participado Manuel Bayona García, gerente del Área V de Salud del Servicio de Salud del Principado de Asturias; César Matarranz, director general de Hillrom Iberia; Eloína Núñez, gerente del área sanitaria de Santiago de Compostela y Barbanza del Servicio Gallego de Salud; y Luis Martínez Hervás, gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla.

Durante la mesa redonda, los ponentes han recalcado que la transformación del cuidado del paciente en hospitales y centros de salud debe basarse en la innovación y el desarrollo tecnológico. Pero también en una mejora de la comunicación, tanto con el afectado como con su familia.

Manuel Bayona: "El covid ha puesto por primera vez sobre la mesa el concepto de espacio sanitario abierto".

Manuel Bayona García, gerente del Área V de Salud del Servicio de Salud del Principado de Asturias: El actual contexto ha permitido un cambio en la salud de la población y que está marcado por los cambios en la manera de relacionarnos como sociedad: la aparición de nuevas tecnologías, el Internet de las cosas, los datos y su modo de usarlos… Todo ello ha modificado las relaciones humanas a todos los niveles, desde el ámbito comercial hasta el cultural. Si todo eso cambia, ¿cómo no va a hacerlo la salud? Y si hay herramientas para poder cambiar, ¿cómo no vamos a utilizarlas para mejorar la calidez, la calidad y la cercanía con el paciente? Tenemos que aprovechar ese marco contextual para conectar los cuidados y mejorar la salud de la población.

Luis Martínez Hervás, gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla: Evidentemente, las nuevas tecnologías han impactado de una manera importante en la sanidad, pero creo que debemos centrarnos en el por qué estamos aquí. En por qué lo hacemos y por qué es necesario interconectar todos los datos para interrelacionarnos profesionalmente. Para hacerlo, hace falta cambiar el modelo tradicional y avanzar hacia una mayor integración desde la misma Atención Primaria, que es la puerta de entrada al sistema.

Eloína Núñez, gerente del área sanitaria de Santiago de Compostela y Barbanza del Servicio Gallego de Salud: La información fragmentada no da conocimiento. A mí me gusta hablar de la atención centrada en la persona, no solo en el paciente, porque también tenemos que ver el proceso desde la perspectiva de los familiares y allegados. En los últimos tiempos, las herramientas tecnológicas nos han ayudado a ello. La historia clínica electrónica permite tener información a tiempo real, hace que el paciente sea único y que los profesionales puedan actuar en torno a él. Ahora la atención se centra única y exclusivamente en el paciente y la llevamos desde el punto de vista de los profesionales.

César Matarranz: "Nos queda mucho por explorar para corresponsabilizar al paciente con su cuidado y facilitar a las familias el acompañamiento".

César Matarranz, director general de Hillrom Iberia: Ya no se trata únicamente de atender o de solucionar los problemas clínicos que pueda tener el paciente, sino de ir más allá. Muchos datos ayudan en la atención al paciente y en la toma de decisiones, pero existe otro tipo de información que está relacionada con la gestión y los resultados operativos, y también se debe utilizar. Porque no solo hablamos de alcanzar resultados en atención sanitaria sino también objetivos asistenciales relacionados con las listas de espera, ingresos o estancias. Y por último, debemos ser capaces de utilizar los datos y estos cuidados conectados para humanizar más si cabe el trato.

¿Qué aspectos se deben mejorar para perfeccionar esa experiencia del paciente mediante los cuidados conectados?

César Matarranz: Como comentaba Eloína, ahora mismo existe una fragmentación de datos muy alta. Hay muchos datos, tal vez demasiados, y desafortunadamente no todos están bien coordinados o ayudan a tomar todas las decisiones que quisiéramos. ¿Cómo se puede mejorar el proceso? Pensando en la experiencia de paciente, en sus resultados clínicos, en los rendimientos de los objetivos asistenciales. Creo que es necesaria una colaboración muy estrecha, no solamente dentro del hospital, sino también a la hora de crear esas interacciones con la familia y con la industria.

Los ponentes han coincidido en la necesidad de mejorar la comunicación y la relación medico-paciente.


¿Cómo han impactado la irrupción del covid y el surgimiento de nuevas especialidades en este proceso?

Manuel Bayona: El covid ha supuesto un reto para el conjunto del sector sanitario a todos los niveles y ha puesto de relieve la necesidad de recuperar la humanización de nuestros pacientes. El estrés, la incertidumbre, el trabajo intensivo que han padecido los profesionales nos ha llevado a una revolución dentro del sistema sanitario, y ahora tenemos que recuperar su funcionamiento sin olvidar lo aprendido. Durante esta experiencia, hemos visto que muchos pacientes y sus familias han estado solos. Ahora tenemos que tratar de dar a la asistencia la humanización que necesita para intentar que el sistema sanitario realmente genere confianza entre el médico y el paciente.

Eloína Núñez: "El paciente tiene que tomar parte a la hora de decidir. Debe opinar".

Eloína Núñez: El covid ha sido un reto para la sanidad, pero todos hemos estado a la altura. En este tiempo hemos ido aprendiendo a llevar a cabo nuevos modelos de gestión, como el de la telemedicina. Antes del covid parecía que si no había presencialidad no teníamos controlado al paciente. Pero nos dimos cuenta de que hay muchísimas actuaciones que pueden ser interconsultas y que el propio paciente lo agradece. No creo en las consultas masificadas, con la gente esperando para entrar. Podemos evitar ese desplazamiento y esa pérdida de tiempo.

Luis Martínez Hervás: Yo matizaría dos cosas. El covid nos ha puesto ante una realidad que antes no habíamos vivido: la escasez de profesionales. Las cuarentenas o el simple desbordamiento asistencial nos han obligado a dar una respuesta eficaz y, sobre todo, eficiente. La tecnología nos puede resultar muy rentable desde el punto de vista sanitario siempre y cuando sepamos qué queremos conseguir con eso, porque no vale todo. No vale tener muchos datos si no sabemos para qué los queremos y cómo utilizarlos para el beneficio global.

Luis Martínez Hervás, Manuel Bayona, Adrián Mateos (moderador), Eloína Núñez y César Matarranz.


César Matarranz: Creo que el covid ha sido un acelerador de tendencias en términos generales. La urgencia y la necesidad han obligado al sistema sanitario a acelerar determinados procesos. Pero, también, ha demostrado flexibilidad y adaptación, lo que nos ha permitido habilitar camas UCI donde antes no había y transformar plantas para otros usos. La sanidad ha respondido muy bien y deberíamos estar muy orgullosos de cómo lo ha hecho ante esta situación.

Manuel Bayona: Se ha venido abajo el mito de que el sistema sanitario, tan potente y clásico, es difícil de cambiar. Todo lo contrario. Ha dado el 'Do de pecho' y ha sido capaz de adaptarse sistemáticamente a cada situación desde la irrupción del covid. Y también se ha puesto sobre la mesa el concepto de espacio sanitario abierto. La salud no está ni en el hospital ni en el centro de salud, sino en el entorno del ciclo vital que el paciente tenga. Ahí hay que trabajar con formación, educación sanitaria, con datos que nos permitan predecir eventos adversos, con cuidados allí donde el paciente esté para evitar que tenga que moverse, etc.. Ese concepto de espacio de salud abierto es una tendencia que va a seguir.

¿Qué grado de implantación tienen estas herramientas en España? ¿Qué se avecina en la era post-covid?

Luis Martínez Hervás: "No vale la conectividad, 
tener muchos datos, si no sabemos para qué queremos usarlos".

Luis Martínez Hervás: El periodo post-covid es simplemente una evolución del periodo covid. Fíjese que nosotros, antes de la primera ola, presumíamos de que teníamos un gran sistema sanitario y, de repente, todo el mundo lo puso en crisis. Pero la sanidad ha sabido dar respuesta a las situaciones más variadas. El covid solo ha acelerado esa conectividad. Y lo más importante, ha cambiado la mentalidad de todos, porque hemos visto que esa conectividad es útil y es real.

César Matarranz: Ahora mismo ya hay ejemplos de conectividad en prácticamente toda España, no creo que eso sea un problema. Volvemos a lo mismo: el dato ha de dotarse de significado y eso significa que sepamos utilizarlo en su justa medida, y no como dato clínico puro. Evidentemente es muy importante salvar la vida de alguien, pero también hay otro aspecto que para mí es importante, que es la resolución de los objetivos asistenciales. Entender la gestión de la sanidad no solamente como el hecho de atender al paciente, sino de atender la salud de las personas en el más amplio sentido de la palabra.


Núñez: "Es necesario potenciar la participación de los pacientes en el proceso asistencial. Que también opinen"




Eloína Núñez: Respecto a la experiencia del paciente, creo es que tenemos que potenciar su participación en el proceso, sobre todo, en el paciente agudo. Tiene que ser parte a la hora de tomar decisiones, que también opine. 

Manuel Bayona: Creo que la comunicación es la eterna asignatura pendiente de los sanitarios. Hay mucho que mejorar, porque comunicar es la manera más simple de conectar sin recurrir a tecnologías. Es una mirada, una sonrisa, un estar cerca, etc. En definitiva, es empatía y ponerse en el lugar del otro. Y el ser humano necesita desarrollar esas competencias para mejorar la comunicación, porque el sanitario tiene delante a un ser vulnerable que desconoce lo que le va a pasar, aunque el médico a veces lo dé por sentado. Es una situación crítica y extremar la comunicación es fundamental.

Un momento del debate de Redacción Médica sobre cuidados conectados.


Conclusiones:

César Matarranz: La integración de los resultados clínicos en la atención al paciente es ahora mismo imparable. Porque tenemos datos clínicos, pero también otros que ayudan a la gestión sanitaria, a tomar decisiones sobre inversiones, listas de espera... Y creo que hay una tercera derivada en la que todavía nos queda mucho por trabajar, que es la parte de la humanización o de la utilización de la tecnología para humanizar, aunque parezca que son contrapuestos. La tecnología tiene que servir como catalizador, como facilitador de esa humanización.

Eloína Núñez: Hay mucha innovación tecnológica a nivel médico y de información, pero al margen de la necesaria colaboración con la industria, tenemos que implicar también a los pacientes para darles la capacidad de innovar en sus cuidados. No solo es una encuesta de satisfacción sino un proceso para aportar, para tenerlos más en cuenta.

Manuel Bayona: La tecnología más moderna, la cirugía robótica, el 'big data', etc. puede no tener ningún sentido si no somos capaces de conectar con el paciente desde el punto de vista humano. Por lo tanto, si tuviera que terminar con una palabra sería la de ‘humanizar’. Conectar con tecnología ayuda, pero es necesario humanizar permanentemente.

Luis Martínez Hervás: Como conclusión diría, en primer lugar, que lo mejor para el profesional es lo mejor para el enfermo. Cuando estemos conectándonos con él, o incluso entre profesionales, los resultados van a ser los mejores para el paciente. Es decir, que exista una continuidad asistencial, que no haya barreras y se piense en cuáles son las expectativas del paciente. Toda la tecnología que tenemos debe ser evaluada en función de los resultados en salud que nos producen, porque podemos gastar mucho dinero en cosas que al final no tienen un resultado efectivo. Tendremos que evaluarlo.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.