Según la CEO de la farmacéutica, ha sido un año "extraordinario" y de un progreso "significativo" para la compañía

GSK aumenta un 21% sus beneficios en 2020, hasta 7.251 millones
Emma Walmsley, CEO de GSK.


03 feb 2021. 17.05H
SE LEE EN 3 minutos
El laboratorio británico GSK ha cerrado 2020 con un beneficio neto atribuido de 6.388 millones de libras (7.251 millones de euros), por lo que sus ganancias se elevaron un 21 por ciento en comparación con 2019, según ha informado este miércoles la compañía en un comunicado.

Los ingresos de la firma entre enero y diciembre fueron de 34.099 millones de libras (38.721 millones de euros), un 1 por ciento más que en el año anterior. Por segmentos de negocio, la rama de higiene personal y medicamentos sin receta repuntó un 12 por ciento, hasta 10.033 millones de libras (11.393 millones de euros). Mientras que la división de productos farmacéuticos se contrajo un 3 por ciento, hasta 17.056 millones de libras (19.368 millones de euros). 

La división de vacunas del laboratorio británico, que se ha aliado recientemente con CureVac para desarrollar una vacuna contra el Covid-19, facturó 6.982 millones de libras (7.928 millones de euros), por lo que también registró una contracción del 2 por ciento en comparación con el año anterior.

Apuesta por la I+D


La compañía logró aumentar el margen bruto un 2 por ciento hasta los 22.395 millones de libras (25.431 millones de euros), gracias a que consiguió reducir el coste de los productos vendidos en un 1 por ciento, situándolos en 11.704 millones de libras (13.290 millones de euros).

Otros costes como los gastos de venta, generales y administrativos se mantuvieron prácticamente estables en 11.456 millones de libras (13.009 millones de euros). Pero si algo ha crecido durante el año 2020 ha sido la apuesta de la compañía por el desarrollo científico. La partida de investigación y desarrollo (I+D), es la que más ha crecido con una subida del 12 por ciento, hasta 5.098 millones de libras (5.789 millones de euros).

"Un año extraordinario"


"2020 fue un año extraordinario para todos nosotros, y uno de progreso significativo para GSK. Invertimos en nuestra oferta y en nuevos lanzamientos, preparamos la empresa para su escisión y tuvimos que movilizarnos rápidamente y responder a la pandemia", ha indicado la consejera delegada de la empresa, Emma Walmsley, quien también afirma sentirse muy orgullosa de la “agilidad y resistencia” que han demostrado los trabajadores.

“Entregamos nuestra guía para el año compensando el impacto significativo del Covid-19 en las vacunas para adultos, con un sólido desempeño de nuevos productos y un control de costes. Es importante destacar que el progreso hacia nuestros objetivos estratégicos sigue firmemente encaminado. Estamos construyendo una cartera de productos biofarmacéuticos de alto valor, hemos integrado nuestra empresa conjunta de consumidores y hemos cumplido todos nuestros objetivos del primer año para nuestro programa de separación de dos años. ”, comenta la CEO de GSK.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.