23 abr 2019 | Actualizado: 12:00

EEUU aprueba el primer medicamento para combatir la depresión postparto

La compañía que ha desarrollado el fármaco prevé que esté disponible a finales de junio

Scott Gottlieb, comisionado de la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA).
EEUU aprueba el primer medicamento para combatir la depresión postparto
jue 21 marzo 2019. 18.50H
La Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés)  ha dado luz verde por primera vez a un medicamento contra la depresión postparto. El nuevo fármaco, cuyo nombre comercial es Zulresso, consiste en una inyección intravenosa de brexanolona y estará disponible a finales de junio.

"La depresión postparto es una condición grave, que, cuando es severa, puede amenazar la vida. Las mujeres pueden experimentar pensamientos sobre dañarse a sí mismas o a su bebé. La depresión postparto puede también interferir en el vínculo entre la madre y el niño", ha señalado la responsable de la FDA, Tiffany Farchione.

La FDA explicó que, debido a posibles efectos secundarios, como la pérdida repentina de la consciencia, Zulresso solo estará disponible bajo prescripción médica en centros sanitarios certificados. Además, los pacientes deberán participar en un programa especial antes de que se les administre el fármaco y deberán tener una supervisión médica a lo largo de 2,5 días de consumo, por los efectos secundarios.

Según Sage Therapeutics, la compañía farmacéutica que ha desarrollado este medicamento, los primeros efectos pueden empezar a sentirse 24 horas después de ser administrado y pueden tener una duración de 30 días. Además, la empresa calcula que la terapia puede costar entre los 20.000 y los 35.000 dólares (de 17.600 a 30.800 euros).


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.