Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Empresas > Industria

Canagliflozina logra mejor adherencia que los inhibidores de la DPP-4

Lo ha demostrado cuatro estudios presentados en ADA

Paul Stoffels, director científico de Janssen.
Canagliflozina logra mejor adherencia que los inhibidores de la DPP-4
Redacción
Miércoles, 06 de julio de 2016, a las 12:00
Los pacientes con diabetes tipo 2 tratados con canagliflozina (Invokana), de Janssen, mantienen una mejor adherencia terapéutica que los tratados con inhibidores de la DPP-4, una clase común de antidiabéticos entre los que se incluye sitagliptina (Januvia). Así lo han mostrado cuatro estudios que han comparado ambas terapias y que se han presentado en la última Reunión Científica Anual de la Asociación Americana de Diabetes (ADA), celebrada en Nueva Orleans (Estados Unidos).
 
Asimismo, los datos apuntan que canaglifozina se asocia a un mayor control de la glucosa en sangre y de las cifras de presión arterial, que son aspectos clave en el tratamiento de la diabetes. Durante este encuentro se han presentado un total de 18 abstracts con datos de canagliflozina.
 
Tal y como ha comentado Paul Burton, vicepresidente del Departamento Médico de Janssen, "estos datos de práctica clínica habitual facilitan una información muy importante para los profesionales sanitarios a la hora de identificar cuáles son las opciones terapéuticas más adecuadas en cada caso, teniendo en cuenta que hasta la mitad de los diabéticos no cumple los objetivos terapéuticos. Los resultados muestran que el uso de canagliflozina contribuye a reducir los niveles de A1C y, en muchos casos, los pacientes alcanzan los objetivos del tratamiento".  La A1C o hemoglobina A1C es una medida de la cantidad presente de glucosa en sangre de los últimos dos-tres meses. La ADA recomienda para los pacientes adultos con diabetes tipo 2 mantener estos niveles en un 7 por ciento o por debajo de esta cifra.
 
De los cuatro estudios comparativos, en uno de ellos se observó que los pacientes que habían recibido el inhibidor del trasportador sodio-glucosa tipo 2 (iSGLT2), canagliflozina, permanecieron más tiempo con la terapia tras nueve meses de tratamiento, frente a los tratados con inhibidores de la DPP-4, Forxiga (dapagliflozina), o un agonista del receptor GLP-1.