15 de diciembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 14:40
Especialidades > Hematología y Hemoterapia

Los nuevos diagnósticos de leucemia linfática crónica son asintomáticos

Detectarla a tiempo puede prolongar la esperanza de vida del paciente hasta 20 años

Begoña Barragán, presidenta de AEAL.
Los nuevos diagnósticos de leucemia linfática crónica son asintomáticos
Redacción
Jueves, 22 de septiembre de 2016, a las 18:10
En el marco de la celebración del Día Mundial de la Leucemia, el 22 de septiembre, Roche ha lanzado la campaña ‘Ganadores Frente a la LLC’, una iniciativa que busca visibilizar y concienciar sobre la leucemia linfática crónica (LLC) y que cuenta con el aval de la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia (AEAL).

La LLC es una enfermedad hematológica maligna que se caracteriza por la proliferación de linfocitos maduros. Según afirma Javier de la Serna, hematólogo del Hospital 12 de Octubre, “este tipo de leucemia es la más frecuente en el mundo occidental, cada año se diagnostican unos tres casos por 100.000 habitantes, más frecuentemente en varones y en personas de más de 65 años de edad. En la actualidad no se conocen las causas que desencadenan su aparición”.

Con frecuencia, su diagnóstico se produce de manera casual, al encontrarse un aumento de los linfocitos (tipo de glóbulo blanco) durante la realización de un análisis de sangre rutinario. Como consecuencia, aproximadamente ocho de cada diez pacientes son asintomáticos en el momento del diagnóstico.

Ángel Olmos, paciente de LLC y uno de los protagonistas de esta campaña, nunca había oído hablar de LLC hasta que fue diagnosticado en una revisión rutinaria de la empresa: “A pesar de la enfermedad pude seguir trabajando. Me quedaban casi diez años para jubilarme  y por otra parte yo no me resentía de nada”. Poco después de su jubilación, le ofrecieron participar en el ensayo clínico y decidió apuntarse: “Malo no puede ser, y si es bueno, va a ser mejor para mí”, pensó.

En la actualidad, Ángel hace su vida tranquilo y sin temores. Para él lo más importante es tener una actitud positiva: “La enfermedad cambió mi forma de ver la vida. Mi consejo para las personas que se encuentren en mi misma situación es que no deben rendirse, deben seguir luchando para ganar esta batalla pues aún nos queda mucha guerra por dar”.

Aunque este tipo de cáncer por lo general no es curable, los avances en el conocimiento de la enfermedad, la aparición de fármacos más eficaces y el aumento en la esperanza de vida, han hecho que los objetivos del tratamiento ya no sean únicamente disminuir los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes, sino contenerla en fase crónica evitando recaídas y alargando la esperanza de vida.

Según Begoña Barragán, presidenta de AEAL, “el paciente que padece LLC es una persona vital, activa y que todavía tiene un rol en nuestra sociedad. En la actualidad, un diagnóstico temprano de la LLC, junto con el tratamiento puede alargar la esperanza de vida hasta 20 años, por lo que estos pacientes deben ser tratados con independencia de su edad”.