Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Conocimiento > Formación

El 70% de los MIR carece del apoyo de un adjunto en la guardia

Según los resultados de una encuesta realizada al 34 por ciento de los residentes de esta disciplina

Juan Gómez Rivas.
El 70% de los MIR carece del apoyo de un adjunto en la guardia
José A. Puglisi
Sábado, 08 de abril de 2017, a las 12:00
Una residencia muy solitaria. El 70,8 por ciento de los residentes de Urología admiten que carecen de la presencia física de un adjunto en las guardias de su proceso de aprendizaje, según los resultados revelados en el estudio ‘Actividad médico-quirúrgica y estado actual de la formación de los residentes de Urología en España’, elaborado por Juan Gómez Rivas y otros de sus compañeros de la especialidad. Un escenario que contribuye a disminuir la puntuación de calidad formativa de la especialidad otorgada por sus propios MIR.

La investigación, en la que se han entrevistado a 163 residentes (el 34 por ciento de los presentes en la especialidad), indica que la tasa de satisfacción alcanzada es del 2,6 sobre cinco. Es decir, ligeramente aprobado pero con un evidente descontento por parte de quienes acceden a esta disciplina de la formación sanitaria especializada. De ahí que se apunte que alguno de los aspectos negativos son, por ejemplo, que el 87,5 por ciento de los residentes pasan menos de 20 horas semanales en el quirófano e, incluso, un 43 por ciento de los mismos hasta menos de 10 horas.

La falta de adjuntos y de presencia en quirófano hace que, según los datos del estudio, el 70 por ciento de los MIR se sientan seguros durante la realización de una consulta general, pero que solo el 32,8 por ciento se sienta igual al hacer consultas especializadas en donde destacan aspectos como la oncología, andrología y la urología funcional. De ahí que solo el 16 por ciento de los encuestados admitan estar cómodos al momento de realizar una cirugía intrarrenal retrógrada.

Los resultados del estudio también permiten conocer que la satisfacción del MIR irá en aumento si se implementan tres cambios fundamentales: aumentar el número de horas que está en quirófano, facilitar las libranzas de las guardias (el 68 por ciento de los 163 entrevistados admitió que nunca o casi nunca pueden librar), e incrementar las horas que actúan como cirujano principal durante su presencia en quirófano. Unos aspectos que  no solo mejoraran la percepción del residente con respecto a la Urología, sino que además le incrementará su seguridad profesional.