Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Farmacia

Separar atención y dispensación, bien, pero ¿por ley?

Los farmacéuticos consideran que las normativas de instalaciones en el territorio nacional deberían homogeneizarse

Las farmacias andaluzas tendrán que afrontar una serie de cambios para ajustarse a los requisitos legales.
Separar atención y dispensación, bien, pero ¿por ley?
Marcos Domínguez
Sábado, 15 de octubre de 2016, a las 12:10
El camino hacia una farmacia más asistencial lleva a la necesidad de que la botica disponga de una zona separadas que garantice un trato personalizado y confidencial con el paciente. Pero, ¿es necesario hacerlo a través de una normativa que confiera rigidez a esta disposición sin tener en cuenta las posibilidades de muchas boticas?

La Junta de Andalucía ha publicado recientemente un decreto que determina los requisitos a seguir por las farmacias de la comunidad (más de 3.800) en cuanto a instalaciones y señalización, por un lado, y los procedimientos para la autorización de fórmulas magistrales, por otro.

Antonio Mingorance.

Antonio Mingorance.

En el decreto se establece que la zona de dispensación y de atención personalizada estén diferenciadas, cosa que ve bien Antonio Mingorance, presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos (Cacof).  “Si queremos tener una farmacia asistencial, los ciudadanos tienen que tener cierta confidencialidad sobre el tipo de consultas que hagan en la oficina de farmacia”.

Mingorance cree que hay farmacias pequeñas que tendrán más dificultades que el resto para adaptarse a las normativas, pero “el farmacéutico, en la medida de lo posible, procurará tener un espacio donde el usuario pueda tener esa confidencialidad”. Considera que el decreto “podrá ser mejorable pero no estamos descontentos”.

Por su parte, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez, ve “positivo que haya siempre espacios de atención reservada, cosa que ya ocurre en la inmensa mayoría de las farmacias”. No obstante, considera que la Administración está poniendo “demasiados requisitos” en una actividad profesional afectada por numerosos recortes, subastas y descuentos obligatorios en los precios.

“Las administraciones [central y autonómica] están constantemente sometiendo a las farmacias a situaciones de estrés”, advierte, “y las exigencias terminan suponiendo inversiones económicas cuando en muchos casos las farmacias están casi sobreviviendo”.

Exigencias excesivas

La Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac) considera “excesiva” alguna exigencia, como que la zona de atención personalizada tenga que estar comprendida en la planta de acceso a la vía pública en el caso de farmacias con más de una planta.

Manuel Pérez.

Manuel Pérez.

El decreto también establece la obligación de disponer de un “sistema que proteja a las personas de las inclemencias del tiempo” en aquellas farmacias que atienden fuera del horario normal, con el usuario en la calle, y que la temperatura de la zona de almacenamiento sea de entre 15 y 25 grados todo el año.

Sefac considera que este tipo de requisitos requieren un desembolso económico serio (para acometer reformas o tener un sistema de climatización funcionando las 24 horas), por lo que pide el establecimiento de ayudas económicas para que las farmacias puedan asumir el coste.

Pero, mientras que Mingorance apoya la existencia de ayudas para las farmacias, Manuel Pérez no le ve sentido: “No se puede someter a las farmacias a situaciones de estrés que la empobrecen y pedir que se subvencionen para colocar determinados espacios en los que atender al público o realizar formulación magistral”.

Lejos de la estandarización nacional

Así las cosas, los responsables colegiales con los que ha hablado Redacción Médica coinciden en la necesidad de que estos requisitos para la botica se homogeneicen a nivel nacional. “Es una reivindicación que tenemos desde hace tiempo”, explica Pérez. “No puede haber diferencias en la prestación porque el derecho a la salud de los ciudadanos es uno solo”.

El presidente del Cacof recuerda que “hay comunidades que han hecho legislación específica y otras no han hecho de ningún tipo”, por lo que la situación es variopinta. “Aproximadamente hay unas 12-14 comunidades sin legislación, y unas 3 o 4 con ella”.

Antonio Mingorance considera que los requisitos de la farmacia deberían estar estandarizados a nivel nacional, ya que el modelo farmacéutico es único, pero los propios farmacéuticos, a través del Consejo General de Colegios, poco pueden hacer: “No depende de nosotros sino de las 17 comunidades autónomas, muchas de ellas con ánimo de legislar por su cuenta”.

Pérez apostilla: “La sanidad debe de ser única a nivel nacional, y las prestaciones tienen que ser iguales en todas las comunidades”. Parece que todavía queda un largo camino para conseguirlo.