Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:00
Política Sanitaria > Farmacia

Qué hacer cuando un pokémon aparece en la farmacia

Consejos y recomendaciones cuando la fiebre de 'Pokémon go' visita las boticas

Un pokémon en la Farmacia Castro, en La Coruña.
Qué hacer cuando un pokémon aparece en la farmacia
Redacción
Lunes, 15 de agosto de 2016, a las 14:50
'Pokémon Go' ha pasado de ser una moda a convertirse en un irrefrenable tsunami. El juego de realidad aumentada y geolocalización, basado en la caza y la captura de mascotas virtuales en cualquier punto del mundo real, ya tiene más de 100 millones de descargas (y esto solo en Android) y provocado que pueda haber entrenadores pokémon a la vuelta de cualquier esquina.

Pero los pokémon también pueden aparecer en establecimientos privados, debido a la formulación del juego por GPS a pesar de les están vetados. Por tanto, no sería tan extraño encontrar un pikachu, un charmander o un blastoise entre las cajas de ibuprofeno de una farmacia. ¿Qué debe hacer un farmacéutico ante esta situación?

Isabel Marín, doctora en Derecho, analiza cómo puede afectar a una farmacia el fenómeno en una entrada de su blog Farmacia y Derecho', y explica que la botica “podría denunciar que está en el mapa del juego, así como a los jugadores que entran en la oficina de farmacia de forma ilegal”.

En todo caso, avisa de que lo que sí puede haber es un pokémon en la entrada de la farmacia o en la acera, “por lo que de repente puede ocurrir que haya un montón de gente, sobre todo si se trata de un pokémon legendario”. 

Asimismo, Marín avisa de la botica en sí mismo no puede ser un gimnaso o una pokeparada, “sobre todo porque es un establecimiento sanitario. Podría estar en la calle y ahí no queda afectado el derecho farmacéutico”.

Sin embargo, también es cierto que 'Pokémon Go' se está revelando como un fórmula de hacer negocio y atraer a clientes en caso de que un pokémon legendario visite un establecimiento. ¿Se podría pagar por esto? “Es algo que al día de hoy no se contempla, así que, según dicen, los pokemons saltan en lugares aleatorios. Pero como todo, podría cambiar”, indica Marín.