sáb 24 octubre 2020. 12.00H
El primer congreso de Olga Delgado como presidenta de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha sido muy distinto de todos aquellos a los que ha asistido antes. El Covid-19 ha cambiado muchas cosas pero no la determinación de Delgado de llevar a la profesión hacia el futuro que ella imagina: integrado en los equipos clínicos como uno más e imprescindible en el día a día. La pandemia solo ha hecho desviar sus planes, en algunos aspectos los ha acelerado, pero la meta sigue allá a lo lejos, imperturbable.

¿Cómo se afronta un congreso virtual? Imagino que el ajetreo no es el mismo.

Menos ajetreo pero también con la incertidumbre de que todo funcione. Los tiempos están medidos, pero la parte tecnológica es lo más importante. Teníamos poca experiencia tanto en la organización [de un evento virtual de este tamaño] como en la tecnológica, pero ha sido un reto para todos.

¿Las reuniones virtuales han venido para quedarse en la SEFH?

Creo que habrá mucha más actividad formativa virtual de ahora en adelante. Esto se queda ya con nosotros. Quizá no de una manera única como es ahora: habrá actividades que seguirán siendo presenciales, y en el congreso nacional apostaremos por una reunión presencial cuando sea posible.

Pero creo que, como complemento de actividades presenciales o para aquellas personas que no puedan asistir, es una buena opción. Y también abre la posibilidad de hacer otros encuentros que ahora se hacen de forma anual porque el coste de organización y asistencia es muy alto, se pueden organizar para hacer otras actividades con este formato.

Hay más oportunidades de escuchar a ponentes internacionales muy importantes que a veces tienen problemas con su agenda para hacer este tipo de sesiones. Escucharles desde luego es muy interesante y es una oportunidad que se abre.

¿Qué balance hace del congreso?

Ha sido un congreso muy participativo. El número de congresistas ha sido un hito, el más alto; también es cierto que el formato lo permite. El comité organizador ha apostado mucho por el conocimiento, y se ha traducido en las ponencias de terapias avanzadas, los hitos de farmacoterapia, etc. y llevar la parte de conocimiento, no solo de actitudes, al máximo exponente.

También, quiero destacar el respeto por el trabajo de todos los socios. Todos los grupos de trabajo han tenido cabida para exponer aquellos temas que en su área son los más importantes.

En la primera sesión plenaria hablaba usted de finalizar la etapa de crecimiento cualitativo del farmacéutico de hospital, hablando de su integración en equipos asistenciales, y comenzar con la de crecimiento cuantitativo. ¿Qué hace falta para iniciar esta etapa?


"Los adjuntos jóvenes y los residentes son una fuente constante de aprendizaje"


En primer lugar, saber que lo tenemos que hacer. Ahora mismo podemos competir ya en el hospital con otros profesionales y dar ese salto, que es un poco ambicioso pero necesario. Es necesario llegar a todos los equipos clínicos y a todos los pacientes.

Hay documentos que así lo hacen. El documento europeo de desarrollo de profesiones sanitarias dice que el papel del farmacéutico está establecido pero tiene que homogeneizarse y llegar a todos los pacientes. Y por otra parte el informe Airef también los respalda, que el farmacéutico se ha de integrar en los equipos pero de forma más homogénea. Son documentos muy importantes pero creo que el primer paso es saber que tenemos que crecer y llegar a todos los equipos y todos los pacientes.

Este salto cualitativo implicaría definir una serie de servicios en los que sea necesario un farmacéutico de hospital en la gran mayoría de hospitales.

Hay servicios que ya están muy impulsados, como Urgencias, Cuidados Intensivos, Oncología, Pediatría… Pero no es algo homogéneo en todos los hospitales. Además, aparecen áreas nuevas que van a crecer, como la Unidad de Trasplantes, desde luego en Enfermedades Infecciosas ya estamos, y desde luego en los servicios quirúrgicos aparecen como una figura importante, como un consultor para la conciliación de la medicación. Y luego, todas las áreas específicas de servicios que tenemos, como pacientes externos, etc.

Los farmacéuticos, ¿están más presentes ahora mismo en los servicios médicos que en los quirúrgicos?

Trabajamos más con los médicos porque la farmacoterapia es más compleja y porque tenemos pacientes de Digestivo, Reumatología, Inmunología, etc. pero creo que el papel en servicios quirúrgicos está también pendiente y hay que contemplarlo, sobre todo en aspectos de seguridad.

También dijo que los farmacéuticos que entran hoy en día a trabajar tienen un mayor desarrollo clínico y profesional que los que llevan ya tiempo. ¿Qué puede aprender el farmacéutico veterano de sus adjuntos jóvenes?

Tanto los fijos como los residentes son una fuente de aprendizaje continua y que nos educan a nosotros. Vienen con una ilusión, una ambición y unas expectativas que nos hacen tener la responsabilidad de darles respuesta a todo lo que nos están pidiendo. Creo que su visión es mucho más integradora en el hospital que la que teníamos hace años.

¿Hay peligro de que se pierdan por el camino actividades más tradicionales del farmacéutico con esta visión más enfocada en lo clínico?


"La clínica está exigiendo puestos muchos más sólidos en la farmacia central"


Todo lo contrario. La clínica está exigiendo puestos mucho más sólidos en la farmacia central, están pidiendo que se especialicen las personas que se dediquen a la preparación, que se profesionalicen mucho más.

Creo que la farmacia clínica abarca todos los campos. Por ejemplo, la farmacotecnia es un área clásica que es absolutamente propia y está dando respuesta a problemas clínicos muy concretos y con atención directa a los pacientes.

Yo creo que todos los campos que hagamos, si tienen detrás la visión y el contacto con el paciente –y es así tanto en gestión como en preparación y farmacotecnia–, estaremos contribuyendo a la clínica desde distintos abordajes, pero igualmente importantes.

Usted lleva un año como presidenta de la SEFH. Le ha tocado un momento que no tiene parangón en las últimas décadas. ¿Cómo ha adaptado el programa de cinco líneas estratégicos con el que se presentó a las elecciones?

Las líneas estratégicas son un compromiso con los socios, es la promesa con la que nos presentamos y la vamos a seguir haciendo ante cualquier circunstancia. Nos hemos adaptado este año, ha habido actividades que no hemos podido realizar.

El foco ha cambiado con el Covid, nos ha hecho priorizar otras actividades. Pero detrás de todas las que hacemos están esos procesos estratégicos que queremos llevar a cabo.

El compromiso con el programa sigue igualmente en pie, hemos intentado dar respuesta a todas las necesidades puntuales con el Covid, pero creo que la pandemia incluso ha acelerado algunas de estas ideas. En algunas líneas estratégicas quizás se haya podido avanzar más por las circunstancias que se nos han presentado.

¿Qué es lo más importante que ha aprendido en este primer año al frente de la SEFH?

Quizá lo que he aprendido es que la SEFH es una empresa, sin ánimo de lucro, pero es una actividad empresarial cuya finalidad es prestar servicios profesionales a los servicios de Farmacia. Esta idea de la SEFH como empresa de servicios sin ánimo de lucro me parece que es lo que más me ha impregnado, esta necesidad de mantener todas las actividades que hacemos y esto tiene una parte de gestión muy importante.

Otra cosa que me ha sorprendido es que hay un gran equipo de apoyo. Hemos llegado a una SEFH muy consolidada, con unas plataformas de trabajo muy bien hechas, y las hemos podido aprovechar. Por ejemplo, las plataformas de investigación o de docencia, hemos podido darle el cariz que nosotros consideramos, pero la plataforma estaba disponible.

También hay una cierta sensación de alerta, que me llamó la atención desde el principio, de estar vigilante a todo aquello que sucede que pueda afectar a la profesión. Cuando eres una persona asistencial quizá no tienes ese sentimiento de protección de la profesión, pero ahora enseguida hay asesores de que te están advirtiendo de que tal noticia te puede impactar, o de que tal normativa puede afectar al desarrollo profesional.


"No se puede parar la investigación ni la formación continuada"


La palabra quizá no es alerta sino ‘radar’. Es estar continuamente pendiente. Los medios de comunicación tenéis una importancia impresionante. Los medios de comunicación son una herramienta básica de una sociedad científica.

Ha finalizado el periodo de aportaciones al Real Decreto que modificará la formación sanitaria especializada. ¿Qué habéis pedido desde la SEFH?

Este requerimiento se dirigió a la presidencia de la Comisión Nacional de la Especialidad. Prefiero no pronunciarme de momento.

La comisión de reconstrucción del Congreso de los Diputados, en sus conclusiones, abogaba por prohibir la financiación de la formación por parte de la industria farmacéutica. ¿Afectaría especialmente al farmacéutico de hospital?

Afectaría de pleno a las sociedades científicas, a la actividad de formación, la investigación, y las asociaciones de pacientes. Tiene que haber una alternativa encima de la mesa, no se puede dejar de financiar y, de hecho, no se ha hecho. Es una propuesta dentro de las muchas que se hacían, y requiere una relación profunda de qué relación se quiere tener y qué alternativas plantea la Administración a esta limitación de los fondos, pero no se puede parar la investigación ni la formación continuada. Esto no sería posible asumirlo.

¿Seguimos pensando que el Covid-19 es un escenario temporal o es hora de que tomemos en serio la repercusión sanitaria y social que tendrá en los próximos años?

El Covid-19 nos ha cambiado, como sociedad, como personas y como profesionales sanitarios. Aunque venga la vacuna, las cosas no volverán a ser como eran antes. Quizá vayamos a vivir en un mundo más solidario, más digital, o quizá un mundo con más sensación de que requiere protección.

Es un aprendizaje que muchos integrarán en su ADN y les parecerá normal, y a los que nos ha pillado con otras experiencias vitales supone un cambio realmente importante.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.