El papel del farmacéutico hospitalario, clave para lograr una correcta adherencia y administración de los long acting

Nueva atención farmacéutica al VIH con terapias de duración prolongada


01 dic 2021. 10.40H
SE LEE EN 4 minutos
El avance de la eficacia de los tratamientos antirretrovirales de larga duración para combatir el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el sida ha generado un nuevo horizonte de atención farmacéutica en el que el papel del farmacéutico hospitalario juega un papel fundamental para garantizar la adherencia del paciente a estos tratamientos y los administre de forma adecuada en tiempo y forma. 

Según recoge Mercedes Gimeno Gracia, farmacéutica del hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza, en la revista de Farmacia Hospitalaria de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) el trabajo continuo de los farmacéuticos hospitalarios en el manejo de personas que viven con VIH (Ppvvih) será cada vez más importante en el futuro dada su capacidad para relacionarse con los pacientes y manejar su terapia.

“A pesar de la indudable mejora que representará para muchos pacientes la llegada de los nuevos medicamentos antirretrovirales de larga duración, la necesidad del seguimiento individualizado, multidimensional y multidisciplinario es indispensable para monitorizar a los pacientes de cerca tanto a través del seguimiento tradicional (visitas) y mediante la incorporación de nuevas tecnologías”, resalta la farmacéutica en el artículo.

Implementación del modelo CMO para los long acting


Durante más de cinco años, los farmacéuticos hospitalarios han estado trabajando en la denominada CMO (Capacidad, Motivación, Oportunidad) farmacéutica. Un modelo de atención al paciente ambulatorio, que contempla un carácter multidimensional de la atención farmacéutica donde los farmacéuticos hospitalarios desempeñan el papel de médicos expertos respecto a la relación del paciente con su tratamiento.

Según se resalta en el artículo, tras la implementación del modelo se ha obtenido una mayor adherencia a los tratamientos de larga duración, un aumento en el manejo de personas que viven con VIH (Ppvvih) con niveles indetectables de LV y un incremento de indicadores farmacoterapéuticos relacionados con hipertensión, dislipidemia y diabetes

En ese sentido, un reciente estudio llamado PRICMO ha demostrado una mejora en Atención Primaria y secundaria de la adherencia a los tratamientos antirretrovirales de larga duración y a la medicación concomitante. Mientras que otro estudio ha constatado un control más eficaz de la medicación antihipertensiva y una mayor adherencia a la medicación antirretroviral e hipertensiva.

"La mayor prevalencia de PVVIH mayores, que suelen utilizar polifarmacia y presentan niveles de complejidad farmacoterapéutica más elevados (principalmente debido a medicamentos concomitantes, medicamentos potencialmente inapropiados e interacciones entre medicamentos), ha llevado a una revisión de los medicamentos recetados a estos pacientes para optimizar sus regímenes de medicamentos. Los farmacéuticos hospitalarios participan directamente en estas iniciativas, elevado la complejidad farmacoterapéutica”, detalla el texto.

Decálogo sobre la atención Farmacéutica al paciente VIH


Decálogo sobre la atención Farmacéutica al paciente VIH en tratamientos con fármacos long-acting.

En coalición al día mundial de la lucha contra el SIDA, desde la SEFH han elaborado un decálogo sobre la atención Farmacéutica al paciente VIH en tratamientos con fármacos long-acting.

Este pasa por la correcta selección de candidatos, identificando conjuntamente con el resto del equipo los pacientes a los que se le puede indicar: revisar el historial farmacoterapéutico, ya que la experiencia previa puede ser determinante se debe realizar una valoración multidimensional; realizar una valoración integral de la farmacoterapia, identificando la complejidad de la misma y la capacidad del paciente de afrontarla; identificar y establecer objetivos en relación a la farmacoterapia, durante la entrevista motivacional; trabajar por una adecuada efectividad y seguridad, con la optimización de su uso y la correcta administración del fármaco; alcanzar una adecuada adherencia, con información adecuada y veraz sobre la terapia oral puente y los efectos adversos más frecuentes; desarrollar un plan personalizado de cuidados y seguimiento farmacoterapéutico, en función de su nivel de estratificación; integrarse, participar y asegurar el plan de visitas y coordinación asistencial; monitorizar los datos reportados por los pacientes de forma periódica; y hacer un seguimiento oportuno con la ayuda de nuevas tecnologías y combinando con las visitas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.