Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

El big data, oportunidad para Farmacia Hospitalaria pero "poco explotada"

Actualmente, no todos los hospitales de España cuentan con este sistema de almacenamiento masivo de datos sanitarios

Fernando Barturen en un momento de su intervención.
El big data, oportunidad para Farmacia Hospitalaria pero "poco explotada"
Cristina Alcalá / Marcos Domínguez
Joana Huertas
Lunes, 23 de abril de 2018, a las 12:30
El uso práctico del big data es toda una oportunidad para el sistema sanitario y para sus profesionales (entre los que se encuentran los farmacéuticos de hospital), pero aún está “muy poco explotado” en España. Así lo ha puesto de manifiesto Fernando Barturen, coordinador clínico de Proyectos Estratégicos del Servicio de Salud de las Islas Baleares, en el IV Encuentro Global de Farmacia Hospitalaria, un evento organizado por el Grupo Editor Sanitaria 2000 con el auspicio de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).


Según ha expuesto el experto, a diferencia de otros sectores como el de la telecomunicación o el de la Ingeniería, la relación del big data con la Medicina es prácticamente anecdótica, a pesar de que “nuestros hospitales son una fuente rica en datos y da tranquilidad a sus profesionales sanitarios”. “Pocas estructuras generan tanta información como los centros sanitarios en España y, sin embargo, no tenemos un modelo homogéneo para todos los hospitales”, ha manifestado.

Experiencia en Baleares

Fernando Barturen explica la utilización del big data en su comunidad autónoma.

El big data y el RWE (real world evidence) se caracterizan porque manejan un volumen muy importante de datos, de gran variedad y la procesan a una rápida velocidad (hace años se tardaba días y ahora, solo segundos, explica Barturen).

En este sentido, el experto ha puesto sobre la mesa la experiencia en materia de big data que realiza su comunidad autónoma, explicando que Baleares ha sido una de las primeras regiones en España en adaptar su sanidad a estos términos de sistema de información masiva. Por ejemplo, el Hospital de Manacor fue de los primeros con un sistema de información propio; el de Son Llàtzer, el primero en tenerlo sin papeles; o el de Son Espases, el segundo -tras el Hospital de Denia- con un programa hospitalario basado en bases de datos de última generación.

“Nuestro reto es mejorar este sistema de información, a la vez que generamos un entramado de datos masivos y estructurados que permitan generar conocimiento a los centros sanitarios. Es decir, integración entre hospitales para que se entiendan”. “¿Y cómo se conseguirá esto?”, se ha preguntado el experto. “Siempre y cuando se asigne a los pacientes un identificativo único y se cree una base de datos central corporativa para conocer qué registramos y cómo”. 



Fernando Barturen, coordinador clínico de Proyectos Estratégicos del Servicio de Salud de las Islas Baleares, con Benito García, director de Formación de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).