Primera sanitaria inmunizada: "Tenemos la obligación de animar a vacunarse"

La TCAE Mónica Tapias aporta su visión sobre la pandemia en residencias en el documento Lecciones del Covid-19

Mónica Tapias, primera sanitaria inmunizada del Covid-19
Primera sanitaria inmunizada: "Tenemos la obligación de animar a vacunarse"
lun 22 febrero 2021. 11.05H
Con la colaboración de
Las residencias han sido uno de los lugares más golpeados por la pandemia de Covid-19. Prueba de ello son las 29.562 personas mayores que han fallecido a causa del virus en estos centros. Como auxiliar de Enfermería, Mónica Tapias sabe lo duro que ha sido enfrentarse al virus junto a sus residentes del centro Los Olmos, en Guadalajara. Por ello, no pudo evitar sentirse emocionada al saber que haría historia siendo una de las primeras vacunadas del coronavirus en España. La primera, de hecho, en el mundo de los profesionales sanitarios. Una vez completado el tratamiento, Mónica hace balance para el especial Lecciones Covid-19 de Redacción Médica de lo duro que ha sido llegar a este oasis de esperanza que supone la vacuna tras meses de lucha contra el virus. 

¿Qué medidas considera que fueron más acertadas ante la segunda ola ante el Covid-19?

Si cuando pasamos la primera ola, nos hubieran retenido un poquito más, yo creo que a lo mejor no se hubiera llegado a tanto. Estamos todos deseando salir, eso es verdad, y los bares y el turismo se siguen resintiendo pero en cuanto nos dieron "cuartelillo" fuimos todos un poco a lo loco. Y menos mal que restringieron las fiestas en los pueblos y las celebraciones porque si no esto hubiera sido una debacle. 

A nivel particular, en mi centro, llevamos con las mismas desde la primera oleada. Es verdad que al principio quizá no había suficientes medios. Aquí, nos han hecho batas hasta con sacos de basura pero cuando teníamos Covid-19 y teníamos que atender a los aislados yo siempre me he sentido segura. Después de salir de habitación en habitación en la planta Covid-19 lo que hacíamos era rociarnos con una disolución de agua y alcohol. Aún hoy, seguimos haciendo eso y extremando las medidas. Creo que la doble mascarilla es fundamental, además de la bata, los guantes, el gorro..El virus sigue estando en la calle y nosotras seguimos saliendo y entrando. Por tanto, es imprescindible que se quede fuera y no pasarlo.   

Quizá una de las lecciones más positivas haya sido el altruismo de la gente. Por ejemplo, las empresas como la de mi hermano que nos hicieron guantes, o mascarillas y pantallas cuando faltaba material. Hay gente que saca lo mejor de sí misma y eso es una cosa positiva dentro de esto que hemos vivido. 

¿Cuáles fueron los mayores errores ante la segunda ola, visto con perspectiva?

Sobre todo, la relajación que hemos tenido a la hora de relacionarnos. Lo veíamos todo un poco lejano. Una vez pasada la primera ola, creíamos que estaba ya todo solventado y no pensábamos que el bicho todavía siguiera por ahí. Pensamos que en verano con el calor se iba a atenuar y no. Llegó la segunda ola y fue brutal.

Creo que en esta ocasión los políticos deberían haber estado todos a una porque el virus no entiende de ideologías. En Madrid se dice una cosa y en Castilla-La Mancha otra. No ha habido unidad de criterios. También es verdad que el virus no ha seguido la misma evolución en unas provincias que en otras pero tendría que haber habido más unidad. Creo que si las medidas hubieran sido a nivel estatal en vez de a nivel autonómico, nos hubiera ido todo un poco mejor. 

Otra cosa que me llama la atención es que se haya reducido el número de trenes a Guadalajara, cuando tendrían que haberlos incrementado, porque sí o sí la gente viaja. Y lo que no se puede permitir es que la gente viaje hacinada. Yo hace mucho que no puedo ir a Madrid porque llegas a Atocha y el tren va llenísimo de gente. No puedes reducir el transporte público, incluido el Metro, sino todo lo contrario. A veces la gente no hace lo que tiene que hacer, pero las administraciones tampoco nos ayudan en ese aspecto. 

¿Qué cree que ha hecho que España se enfrente a una tercera ola como en la que estamos inmersos? 

El comportamiento y la relajación de la población ha sido uno de los motivos principales. Deberíamos haber tenido un cuidado que no hemos tenido para evitar esto. Ya se sabía que después de la Navidad esto iba a ocurrir. La calle Preciados estaba como un día normal en las fiestas anteriores. Y ahí no puedes mantener la distancia de seguridad.

"Me parece lamentable que después de un año todavía haya gente por la calle sin mascarilla"



Hay gente que no está concienciada. Ya lo vemos todos los fines de semana que hay fiestas clandestinas y eso es lo que no puede ser. Hay que mirar por todos, no solo por uno mismo. Te puedes reunir con amigos, 6 o 7, pero no te reúnas con 100 personas. Y si te reúnes, usa tu mascarilla. En los bares, hay gente que llega, se sienta y lo primero que hace es quitarse la mascarilla. No puede ser. Hay que tenerla todo el rato y quitársela solo para comer o para beber. ¿Es molesto? Sí, pero es la única manera. Somos una sociedad y como tal debemos de comportarnos. 

¿Qué medidas se deberían tomar para frenar la pandemia en nuestro país?

Lo más importante es la vacunación. También el respeto por el otro al cumplir las normas. A mí me parece lamentable que todavía haya gente que va por la calle sin mascarilla después de un año. Es la única manera de que esto pare. Hay que evitar igualmente salir a sitios donde no se pueda mantener la distancia. Las UCI están saturadas, y no solo existe el Covid, existen otras enfermedades. Lo que es triste es que la gente tenga un problema, el que sea, y no tengas hueco en la UCI, y te tengas que morir porque no te pueden atender... 

¿Confía en la vacuna como solución a la situación creada por este coronavirus?

Confío plenamente en la vacuna. El problema es que no se va a vacunar el 100 por 100 de la población. De momento es la solución que tenemos ya que el virus sigue estando ahí y seguirá estando. También habrá que seguir acatando las medidas de seguridad que dictaminen las comunidades autónomas pero de momento es una solución eficaz. No hay que tener miedo al tratamiento. Es la única forma de frenar esto. Hay que animar a la gente a ponérsela y como sanitarios creo que tenemos esa obligación. 



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.