Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:50
Especialidades > Dermatología

Una correcta protección solar evita hasta el 80% de los cánceres de piel

Los médicos de Familia son fundamentales para la prevención por ser la puerta de entrada al sistema de salud

Mireia Serrano.
Una correcta protección solar evita hasta el 80% de los cánceres de piel
Redacción
Martes, 12 de junio de 2018, a las 11:00
El efecto negativo del sol es el principal factor de riesgo del cáncer de piel. La intensidad de este efecto nocivo va en función de diferentes factores, pero el peligro existe durante todas las épocas del año. La exposición inadecuada intermitente e intensa y las quemaduras solares son la principal causa del melanoma, responsable del 90 por ciento de las muertes por cáncer de piel, y que representa un 5 por ciento de los casos del tumor. En el caso de los carcinomas, los tumores malignos más comunes, la causa es la exposición continuada.

Mireia Serrano, coordinadora del Grupo de Dermatología de la Sociedad Catalana de de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic), destaca que "aunque es cierto que el verano es la época del año en la que el sol es más dañino, la protección solar no es una cuestión estacional. Debemos protegernos durante todo el año del sol, en el día a día y cuando realizamos actividades de ocio al aire libre, aunque esté nublado, y no sólo en la playa, en la piscina o cuando tomamos el sol de manera intencionada".

Además, añade, "en el caso de los niños no hay que olvidar que en el patio de la escuela, en el parque o jugando con amigos en instalaciones abiertas también están expuestos al sol. Hay que enseñarles a protegerse, ya que el 80 por ciento de la dosis de radiación solar es recibe durante la niñez y la juventud. Es por este mismo motivo que los niños menores de 12 meses no deben exponerse al sol".

Piden sensibilidad a los profesionales sanitarios del primer nivel asistencial

Además de alertar a la población sobre el peligro de la exposición al sol, desde la Camfic también se hace un llamamiento para que los profesionales sanitarios del primer nivel asistencial sean más sensibles a la detección de lesiones cutáneas que podrían ser susceptibles de desencadenar un cáncer de piel.

De hecho, el cáncer de piel es un problema de salud. La única medida que puede invertir esta tendencia y garantizar la supervivencia, frente al melanoma, es el tratamiento precoz. "Aquí el papel del médico de Familia es fundamental. La Atención Primaria es la puerta de entrada del paciente al sistema sanitario y el médico de Familia, el que realiza un seguimiento más longitudinal del paciente ", explica Mireia Serrano, que detalla "en contadas ocasiones es el paciente quien consulta directamente por una lesión sospechosa de cáncer cutáneo y en muchas ocasiones, si lo hace, ya está en fases muy avanzadas".

"Es por eso que es importante que el médico de Familia esté sensibilizado en la detección del cáncer cutáneo, de modo que cuando explore al paciente por cualquier motivo de consulta, sea capaz de detectar lesiones potencialmente malignas", prosigue.

Es más, Joan Lozano, gerente de la Camfic, explica que están trabajando con la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (Aificc) y la Agencia de Salud Pública de Cataluña (Aspcat) para "establecer un protocolo a las consultas de Atención Primaria para que de forma habitual los profesionales sanitarios de AP pregunten a sus pacientes sobre los su hábitos de protección solar , del mismo modo que se hace en temas como el tabaco o la actividad física".

Justamente en los últimos años los médicos de Familia también están incorporando a las consultas una nueva herramienta exploratoria: el dermatoscopio (una lupa que permite aumentar la imagen de las lesiones cutáneas). En este sentido, Mireia Serrano explica que "en la Camfic estamos formando desde hace unos años a los médicos para mejorar sus habilidades en el uso del dermatoscopio, y hemos observado que si éste se introduce de forma habitual en las consultas, la sensibilidad del médicos entorno a las lesiones cutáneas se incrementa un 80 por ciento".