Un estudio muestra por primera vez que los niveles de matabolitos se alteran en las moscas expuestas a esta

El exceso de luz azul pasa factura y acelera el envejecimiento de la piel
Puede tener efectos perjudiciales en una amplia gama de células del cuerpo.


05 sep 2022. 17.20H
SE LEE EN 4 minutos
Un grupo de investigadores llevan a cabo un estudio pionero que muestra cómo la exposición excesiva a la luz azul, a través de  televisores, ordenadores portátiles y teléfonos, puede tener un efecto de envejecimiento en el organismo. En la investigación se demuestra que los niveles de metabolitos específicos se alteran en las células de las moscas de la fruta expuestas a la luz azul. Estos metabolitos tienen la misma función en los seres humanos, por lo que evitar la exposición excesiva a la luz azul puede ser una buena estrategia antienvejecimiento.

Hasta la fecha, se había demostrado que el uso excesivo de pantallas estaba relacionado con la obesidad y los problemas psicológicos. Ahora, este estudio, publicado en Frontiers in Aging, identifica este nuevo problema: el análisis de moscas de la fruta sugiere que las funciones celulares básicas podrían verse afectadas por la luz azul emitida por estos dispositivos.

"La exposición excesiva a la luz azul de los dispositivos cotidianos, como televisores, ordenadores portátiles y teléfonos, puede tener efectos perjudiciales en una amplia gama de células de nuestro cuerpo, desde las células de la piel y de la grasa hasta las neuronas sensoriales", afirma Jadwiga Giebultowicz, autora principal de este estudio. "Somos los primeros en demostrar que los niveles de metabolitos específicos, sustancias químicas esenciales para el correcto funcionamiento de las células, se alteran en las moscas de la fruta expuestas a la luz azul".

Además, Giebultowicz afirma que este estudio "sugiere que evitar la exposición excesiva a la luz azul puede ser una buena estrategia antienvejecimiento".

Las moscas mantenidas en la oscuridad viven más tiempo


Los investigadores de la Universidad Estatal de Oregón habían demostrado anteriormente que las moscas de la fruta expuestas a la luz "activan" los genes protectores contra el estrés, y que las mantenidas en oscuridad constante vivían más tiempo. "Para entender por qué la luz azul de alta energía es responsable de acelerar el envejecimiento en las moscas, comparamos los niveles de metabolitos en las moscas expuestas a la luz azul durante dos semanas con las mantenidas en completa oscuridad", explica Giebultowicz.

La exposición a la luz azul provocó diferencias significativas en los niveles de metabolitos medidos por los investigadores en las células de las cabezas de las moscas. En concreto, descubrieron que los niveles del metabolito succinato aumentaban, pero los de glutamato disminuían.

"El succinato es esencial para producir el combustible para la función y el crecimiento de cada célula. Los niveles elevados de succinato tras la exposición a la luz azul pueden compararse con la gasolina que hay en el surtidor pero que no entra en el coche", señala Giebultowicz. "Otro descubrimiento preocupante fue que las moléculas responsables de la comunicación entre las neuronas, como el glutamato, están en el nivel más bajo después de la exposición a la luz azul".

Aceleración del envejecimiento


Los cambios registrados por los investigadores sugieren que las células están funcionando a un nivel subóptimo, y esto puede causar su muerte prematura, y además, explicar sus hallazgos anteriores de que la luz azul acelera el envejecimiento.

"Los LED se han convertido en la principal iluminación de pantallas como las de los teléfonos, los ordenadores de sobremesa y los televisores, así como de la iluminación ambiental, por lo que los seres humanos de las sociedades avanzadas están expuestos a la luz azul a través de la iluminación LED durante la mayor parte de sus horas de vigilia. Las sustancias químicas de señalización en las células de las moscas y de los humanos son las mismas, por lo que existe la posibilidad de que la luz azul tenga efectos negativos en los humanos", afirma Giebultowicz.

Para llevar a cabo el estudio, utilizaron una "luz azul bastante intensa en las moscas; los humanos están expuestos a una luz menos intensa, por lo que el daño celular puede ser menos dramático". Los resultados de este estudio sugieren que son necesarias futuras investigaciones con células humanas para establecer hasta qué punto éstas pueden mostrar cambios similares en los metabolitos implicados en la producción de energía en respuesta a una exposición excesiva a la luz azul", concluye Giebultowicz.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.