25 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:50
Especialidades > Dermatología

El acné, más asociado con hidratos y lácteos que con dietas grasas

Entre el 15 y el 20 por ciento de las mujeres adultas sufre este problema dermatológico

La especialista de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Lola Conejo-Mir
El acné, más asociado con hidratos y lácteos que con dietas grasas
Víctor Goded
Lunes, 17 de julio de 2017, a las 11:00
Entre el 15 y el 20 por ciento de las mujeres adultas tiene acné, un problema dermatológico que se vincula principalmente con la población femenina: “Es por factores hormonales, en el que influye si la paciente padece diabetes o sufre problemas de tiroides. También afectan otros factores como el estrés, tabaquismo o la dieta. En este punto, aunque siempre se ha relacionado al acné con las grasas, recientes estudios demuestran que son más perjudiciales aquellas altas en hidratos de carbono y leche o derivados”, explica a Redacción Médica la especialista de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Lola Conejo-Mir.

En el 80 por ciento de los casos es persistente, es decir, que aparece en la pubertad y se mantiene en la edad adulta. Sin embargo, el 20 por ciento restante nunca había experimentado acné antes: “Este porcentaje responde a alteraciones hormonales. El estrés actúa como desencadenante o, incluso, una herencia genética”, 

Fisiológicamente no es el mismo el acné cuando se tienen 25 años o más que en la adolescencia. “En los adultos suele ser más inflamatorio que del tipo retentivo, como por ejemplo los puntos negros, habitual entre los más jóvenes”, según la dermatóloga. Esto también determina el tipo de tratamiento que hay que seguir: “Al ser un acné menos severo, nos permite hacer tratamientos más suaves. Para la población madura cada vez usamos más comprimidos de isotretinoina, un retinoide familia de la vitamina A. Es una terapia que deja memoria en la piel, es mucho más duradero que un antibiótico. Las dosis son más bajas y prolongadas que durante la pubertad. El problema es que en esta etapa hay que tomar medidas anticonceptivas porque no se pueden quedar embarazadas durante el tratamiento”.

Protección solar durante el verano

El acné hay que vigilarlo durante todo el año, pero el verano tiene un enemigo más fuerte: el sol. En palabras de Lola Conejo-Mir, “en esta época recomendamos siempre la protección solar tanto en la fase activa como en las cicatrices, para evitar que se vea más pigmentada”.

Además, es fundamental que se acuda a un especialista: “Quien tiene que valorar el acné es siempre el dermatólogo, porque puede haber un problema subyacente. Los tratamientos más efectivos los hacen los dermatólogos. Cada vez hay menos acnés que duren toda la vida, porque en cuanto un dermatólogo lo trata, se resuelve. Hay armas suficientes para poder quitarlo”.