"Hay más riesgo de contagio de Covid en un bar que en una dermatoscopia"

Su uso se ha expandido debido al Covid-19 pero viene para quedarse, explica el dermatólogo Josep Malvehy

Josep Malvehy.
"Hay más riesgo de contagio de Covid en un bar que en una dermatoscopia"
mar 23 junio 2020. 18.40H
La irrupción de la pandemia provocada por el coronavirus Covid-19 ha afectado en los últimos meses, no solo a nuestro modo de vida, sino también la forma en la que se practica la medicina. La necesidad de asumir medidas que garanticen la protección tanto de los pacientes como de los profesionales sanitarios ha provocado que, como es en el caso de la Dermatología, se incremente el uso de la telemedicina, que ha demostrado traer aparejados diversos beneficios.

Es el caso de la práctica de la dermatoscopia en su versión telemática, la teledermatoscopia, ha demostrado ser “muy eficiente en el diagnóstico de tumores”, tal y como indica Josep Malvehy, vocal de Dermatoscopia/Confocal del Grupo de e-Dermatología e Imagen de la Agencia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), en una entrevista con Redacción Médica.

La utilización de la teledermatoscopia se ha expandido durante la pandemia debido a que cantidad de procesos asistenciales se han reducido para evitar contagios de coronavirus en la medida de lo posible. “En centros donde no se había implementado, se ha tenido que hacer de forma rápida y también se ha incrementado su uso”, sostiene Malvehy, quien ha asegurado que su se práctica no será eventual, sino que se “implementará de forma definitiva” tras la pandemia.

Se empleará especialmente para que los médicos de Familia, desde la Atención Primaria, puedan hacer un primer diagnóstico en su consulta, desde donde enviarán las imágenes que obtengan con sus propios dematoscopios a un médico especializado en Dermatología, quien tomará la decisión que considere más adecuada. Esto permitirá “facilitar la elección de pacientes y evitar demoras”.


Medidas de seguridad para exploraciones tradicionales


No obstante, en muchos casos se sigue considerando más adecuada una exploración cutánea presencial en la consulta de un dermatólogo. Por ello, es fundamental tomar toda clase de precauciones para proteger frente al Covid-19 tanto a los pacientes como al propio profesional sanitario. En cualquier caso, este dermatólogo insiste en que hay más riesgo de infección en acudir a "un bar o un supermercado" que en el uso de dermatoscopios.

En este sentido, la AEDV, y siguiendo las guías de seguridad de la “European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC)”, ha desarrollado un protocolo, al que ha tenido acceso a Redacción Médica, con las medidas que se deben seguir para evitar infecciones por coronavirus mientras se realicen exploraciones cutáneas con dermatoscopio. Se trata de un documento pionero a nivel mundial en este ámbito.

-- Acceda aquí al documento sobre dermatoscopia y Covid-19 --

En él se establece, explica el propio Malvehy, que a los pacientes que vayan a acudir a la consulta se les realizará un cuestionario previo para ver si es sospechoso de estar contagiado. Si se confirma que hay sospecha, podrá ser citado un par semanas más adelante para que remita la infección o, en caso de que sea un caso grave y la dermatoscopia sea urgentemente necesaria, se le “agenda aparte en instalaciones diferentes para evitar contagios”.

Una vez en consulta, el paciente deberá acudir con mascarilla y deberá desinfectarse las manos. Solo podrá quitársela en caso de que se requiera una exploración de una lesión centrofacial. En este caso, “una de las recomendaciones es que el paciente retire la mascarilla y mantenga la respiración unos segundos” para no desprender gotículas potencialmente infecciosa con la exhalación.

Del mismo modo, se protegen los equipos con medidas de protección basadas en plásticos de PVC y así evitar su desinfección tras cada uso con alcohol y evitar que así se deterioren. Siempre que sea posible se recomienda usar dermatoscopios digitales en vez de manuales, pues permiten mantener una utilización a mayor distancia a través de monitores.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.