Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Conocimiento > Derecho

Cruce de acusaciones entre médico y enfermeras por la muerte de una anciana

La acusación considera que la defensa ha repartido responsabilidades entre todo el cuerpo de Enfermería.

Imagen de la entrada de la residencia.
Cruce de acusaciones entre médico y enfermeras por la muerte de una anciana
Redacción
Martes, 28 de marzo de 2017, a las 10:00
El médico responsable del cuidado de una mujer de la Residencia de Mayores Novo Sancti Petri cuyo fallecimiento en 2015 motivó la denuncia de sus familiares y la apertura de diligencias ha declarado este lunes en el Juzgado Mixto número cuatro de Chiclana de la Frontera (Cádiz) en calidad de investigado, señalando al cuerpo de Enfermería, diciendo que le "informaban" cuando "había alguna anormalidad".  

En una nota, el abogado de la acusación, José Luis Ortiz, ha afirmado que "la estrategia de la defensa ha consistido en la estrategia del ventilador, en repartir la responsabilidad a diestro y siniestro, echando la culpa a todo el cuerpo de Enfermería". Por ello, ha indicado que está valorando la posibilidad de tomar declaración a las enfermeras que trabajaron en la Residencia de Mayores Novo Sancti Petri. Asimismo, Ortiz ha señalado que el médico contaba con 70 años de edad en el momento de los hechos, "por lo que se entiende que se encontraba jubilado" y por lo que va a solicitar "que se aporte a la causa el contrato de trabajo que le vinculaba con la residencia".

Cabe recordar que el letrado de la acusación, José Luis Ortiz, explicó en su día en una nota que el informe forense aportado al juzgado por el Instituto de Medicina Legal de Cádiz "no dejan lugar a la duda" y "revela mala praxis". En este sentido, añadía que, según el informe del forense, "no se encuentra documentación médica que refleje el seguimiento de la lesión padecida por la fallecida por parte del médico encargado de su salud en la residencia en la que se encontraba ingresada". Además, indicaba que "el tratamiento aplicado en el centro residencial no fue el más adecuado según la bibliografía científica consultada, dando lugar a la producción de cuadro de sepsis de origen en la infección de la úlcera de hallux valgus que terminó en infección respiratoria, causando una parálisis diafragmática y éxitus".

Finalmente, el letrado señalaba que de la documentación aportada se deduce que "existe omisión del deber de cuidado, ya que la paciente no fue asistida en relación a la patología que le fue diagnosticada, ni se pusieron en marcha los medios y el cuidado necesario para el diagnóstico y tratamiento del proceso padecido en el centro residencial".