Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00

Una campaña informa de las consecuencias de la violencia de género en la salud de mujeres e hijos

Se distribuirán mil carteles y 110.000 dípticos en los más de 250 centros asistenciales de todo el archipiélago

Miércoles, 20 de abril de 2011, a las 13:35

Redacción. Tenerife
La directora del Servicio Canario de la Salud, Juana María Reyes, ha presentado, junto con la directora general de Programas Asistenciales, Hilda Sánchez, una campaña de información y sensibilización social sobre las consecuencias de la violencia de género en la salud de las mujeres y en la de sus hijos e hijas, para lo que se repartirán mil carteles y 110.000 dípticos en los más de 250 centros asistenciales de Atención Primaria de todo el archipiélago.
 

Juana María Reyes e Hilda Sánchez, durante
la presentación de la campaña.

La campaña, que se difundirá con el mensaje “En los servicios sanitarios plantamos cara a la violencia. No estás sola”, tiene como finalidad divulgar entre la población y, de manera especial, entre las mujeres de las Islas información relativa a las consecuencias que la violencia de género acarrea sobre la salud de sus víctimas y la de sus hijos.

La directora del SCS señaló durante la presentación que, en 1996, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la violencia como “un grave problema de Salud Pública en todo el mundo y como un factor crucial en el deterioro de la salud de la mujer, tanto por su magnitud como por sus consecuencias”. Por este motivo, la OMS fijó como objetivo a largo plazo identificar estrategias eficaces para prevenir la violencia contra las mujeres y reducir la morbilidad y mortalidad entre las víctimas.

Juana María Reyes explicó que la puesta en marcha de esta campaña en el ámbito de los centros de Atención Primaria del SCS se justifica por los resultados de un estudio llevado a cabo por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria sobre un total de 400 profesionales de medicina y enfermería, pertenecientes a 65 centros de salud de ocho comunidades autónomas, que ha puesto de manifiesto, entre otros aspectos, que el 96% de las mujeres víctimas de violencia de género pasó por su centro de salud el año previo a la agresión y el 41% lo frecuentó más de 12 veces al año, lo que supone que fueron a consulta más del doble que el resto de la población.

Indicó que, al acudir a consulta, el 81 por ciento padecía alguna patología asociada, como ansiedad (60 por ciento), depresión (41 por ciento) y casi la mitad consumía gran cantidad de psicofármacos, un porcentaje muy superior al detectado en el resto de la población, mientras que el tiempo transcurrido hasta que sacaron a la luz la situación de malos tratos, según este estudio, fue de unos 6 años, un largo período que conlleva un deterioro importante de la salud y la calidad de vida.
 

A estos resultados, se añade que la institución sanitaria es la mejor valorada en cuanto a la confianza que puede depositar en ella la mujer que denuncia, tal y como han constatado estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Subvención del Ministerio

La campaña está subvencionada por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y se enmarca en la Estrategia para la Prevención de la Violencia de Género del Sistema Nacional de Salud. El material informativo está disponible en francés e inglés para dar respuesta a la situación de especial vulnerabilidad que presentan las mujeres que inmigran, sobre todo, en los primeros años de incorporación al país de acogida. Al respecto, la directora general de Programas Asistenciales del SCS, Hilda Sánchez, manifestó que, por lo general, las mujeres que emigran “están solas, sin apoyos familiares y en muchos casos desconocen el idioma, los recursos y las leyes que las amparan, lo que las convierte en más vulnerables. Esperamos que acercándoles esta información contribuyamos a romper esa barrera”.

Hilda Sánchez señaló que tanto el cartel como el díptico que han sido editados con motivo de esta campaña tienen mensajes claros y directos que informan sobre las graves consecuencias que la violencia de género ocasiona a la salud de las mujeres y la de sus hijos e hijas.

Hizo hincapié especialmente en la información recogida en el díptico, más amplia y detallada, que incluye la definición de violencia de género, “lo que resulta importante puesto que aún existe confusión o llama la atención que la violencia de género tenga consecuencias en la salud”.

El díptico recoge los tipos de malos tratos físicos, psicológicos y emocionales, como las amenazas, las humillaciones, los desprecios, los insultos o la prohibición de relacionarse con la familia o amistades, que a veces pasan desapercibidos para la propia mujer, ya que suele identificarlos como conducta o comportamiento habitual, o los tipos de violencia sexual, como la imposición de relaciones sexuales o la prohibición de utilizar métodos anticonceptivos.