Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Miércoles, 30 de enero de 2013, a las 16:11

Redacción. Logroño
La Consejería de Salud y Servicios Sociales, a través de la Dirección General de Salud Pública y Consumo, ha editado un folleto denominado “El humo del tabaco en el hogar y en el coche: un problema de todos” en el cual se advierte de las consecuencias del humo del tabaco y cómo proteger a las personas del mismo, principalmente en entornos privados como el domicilio y el vehículo.

Nieto, consejero.

El folleto, del que se han editado 6.000 ejemplares, informa de la protección de la salud y de la de las personas que rodean al fumador de respirar humo de tabaco y entre otras cuestiones enfatiza en que sólo un ambiente totalmente libre de humo constituye una protección real; no basta retirarse a otra habitación, poner ventiladores, o abrir ventanas y propone llegar a acuerdos para que las personas fumadoras lo hagan fuera del hogar y/o del coche.

Se trata de una acción más de la Consejería de Salud y Servicios Sociales para concienciar y sensibilizar a los riojanos de los peligros que supone el humo del tabaco no sólo para el que fuma sino también para los que le rodean. La campaña se desarrollará a lo largo de todo el mes de febrero y se repetirá de forma periódica.

La difusión se va a realizar en guarderías puesto que se trata de llegar a los padres fumadores a través de los más pequeños, teniendo en cuenta que respirar humo de tabaco provoca serios problemas de salud en bebés y niños.
Además, se van a distribuir folletos en todas las Unidades de Trabajo Social de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Como su ámbito de actuación profesional comprende trabajar con todos aquellos sectores poblacionales que precisan de una atención especial y de mayor dificultad de hacer llegar los mensajes sanitarios.

Los pediatras y profesionales de enfermería de pediatría son otros de los colectivos elegidos para hacer llegar la publicación debido a que su ámbito de actuación profesional comprende atender a los menores y por lo tanto, a sus cuidadores o responsables. Por lo tanto, son profesionales esenciales para informar e intentar proteger a los más pequeños de este humo ambiental del tabaco.