Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

Buruaga defiende el modelo Valdecilla y respalda a Sedisa

Asegura que el nuevo contrato garantiza la gestión y el empleo públicos

Jueves, 09 de mayo de 2013, a las 18:54

Redacción. Santander
La vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, ha afirmado este jueves que “los que fracasaron en Valdecilla unidos al frente del Gobierno, siguen ahora unidos en la oposición para hacer fracasar el proyecto del Gobierno” para terminar de manera definitiva el hospital y ha subrayado que el nuevo contrato preserva la gestión pública del servicio sanitario y garantiza hasta las últimas consecuencias todo el empleo público.

César Pascual y Joaquín Estévez, vicepresidente y presidente de Sedisa, respectivamente, flanquean a la consejera autonómica.

Durante la apertura de las jornadas de gestión sanitaria organizadas por Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), Sáenz de Buruaga ha subrayado que la gran apuesta del Gobierno de Cantabria, –“audaz, innovadora y compleja”–  es la fórmula elegida para culminar en esta legislatura, de una manera definitiva, ágil y con cordura, el proyecto de Valdecilla, “el más estratégico” para la comunidad autónoma.

La consejera ha subrayado que pese a las “zancadillas y resistencias” de quienes se oponen a su conclusión, el contrato de colaboración público-privado para una actuación global e integrada en Valdecilla pondrá fin a unas obras que lastran al hospital desde hace trece años; que obligan a sus profesionales a trabajar en unas condiciones muy alejadas de lo que merecen su dedicación y su esfuerzo, y que limitan la calidad de la asistencia que debemos a los pacientes.

La vicepresidenta ha defendido que con la operación diseñada por el Gobierno la obra avanzará al ritmo más rápido de toda su historia y se concluirá en dos años, mientras que el proyecto se costeará con cargo a la prestación de los servicios sin sacrificar la asistencia sanitaria de la comunidad autónoma como ha ocurrido en los últimos años. Además, se preserva la gestión pública del servicio sanitario y se garantiza hasta las últimas consecuencias todo el empleo público.

Ha advertido de que Cantabria se pregunta hoy el porqué de la oposición a que Valdecilla se termine, algo “que cada uno deberá aclarar y por lo que deberá responder”, ha dicho. “Yo –ha añadido- solo tengo una evidencia: los que fracasaron en Valdecilla unidos al frente del Gobierno, continúan unidos en la oposición para hacerlo fracasar de nuevo. Y se equivocan porque este no es un proyecto de un Gobierno del Partido Popular. Es un proyecto de Valdecilla para Valdecilla, de Cantabria y para Cantabria”.

Según ha explicado la vicepresidenta, se trata de un gran proyecto que cuando finalice colocará a Valdecilla en el lugar que debe estar, como ejemplo de gran hospital, de gran institución y de gran empresa,  que,  tras años de dificultad e incertidumbre, consolida su excelencia y posición en la vanguardia de la sanidad española. “Porque hay que ser muy bueno, del club de los mejores,  para sobrevivir lo que ha sobrevivido Valdecilla”, ha apostillado.

Durante su intervención ante directores y gestores de hospitales y servicios de salud de toda España, convocados en Santander por Sedisa, en el marco del Máster en Dirección y Gestión de Servicios Sanitarios de la Universidad de Cantabria, la consejera de Sanidad ha advertido de que “reducir la situación actual a una crisis coyuntural vinculada a una financiación escasa es un grave error”, cuando en realidad se trata de “una grave crisis estructural”.

Porque, además de que “el sector sanitario, y la sanidad pública en particular, se encuentran sometidos a una fuerte tensión financiera”, ha señalado Sáenz de Buruaga, lo que ocurre es que “el modelo actual está agotado”.

Apoyo a los directivos

Por eso, ha señalado, “el reto al que nos enfrentamos es la innovación entendida como la necesidad de redefinir la organización de nuestra estructura sanitaria”. Desde esta perspectiva, “está claro que el futuro pasa por la gestión clínica y una mayor responsabilidad, estímulo de la autonomía y capacidad de organización del profesional sanitario”, ha señalado la vicepresidenta de Cantabria, que ha anunciado que apoyará ante el Ministerio las reivindicaciones de Sedisa centradas en la profesionalización, la carrera profesional, la formación y la independencia para los directivos de la salud, con cuyas capacidades y compromiso “contamos para devolver la sostenibilidad y garantizar la solvencia de nuestro sistema de salud”, ha concluido.