Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20
Martes, 21 de febrero de 2012, a las 19:45

pregunta por la estabilidad laboral de la comunidad científica
Wert: “La fuga de cerebros no es negativa si tenemos los recursos para que vuelvan”
El Grupo Vasco pide un Pacto por la Ciencia para retener al talento investigador nacional

M.M. Madrid

José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte.

El Grupo Parlamentario Vasco (GPV) en el Senado se interesó en el pleno por posibles medidas a adoptar por el Gobierno para “evitar la fuga de investigadores y personas de alta cualificación profesional”. Fue José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte, el encargado de subrayar el compromiso del equipo de Rajoy "con la consolidación de la comunidad científica y tecnológica, incluso en medio de dificultades financieras”. Por otro lado, Wert quitó hierro a la célebre fuga de cerebros asegurando que “no siempre es negativa, sino muy buena para nuestro sistema de ciencia y tecnología, si tenemos los recursos para que vuelvan”.

Declaración la de Wert que sorprendió a la senadora Miren Lore Leanizbarrutia, quien tachó de “falso ese ida y vuelta” referido por el ministro, al tiempo que criticó los duros recortes que ha sufrido “la ciencia básica” en los últimos tiempos. Las soluciones “economicistas del Gobierno” no son para la portavoz del GPV “el camino” para garantizar la estabilidad laboral de la joven comunidad investigadora, sino la "aproximación de la universidad a la empresa, y de la empresa al científico” apuesta que, en su opinión, no materializa el Gobierno. Para Leanizbarrutia, la solución pasa realmente por un “gran pacto de Estado entre científicos, empresa, instituciones y finanzas”.

Por su parte, el ministro de Educación, Cultura y Deporte garantizó a la senadora que, de acuerdo a la última Ley de Ciencia, el apartado de recursos humanos cobraría una vital importancia en esta legislatura de la mano de: contratos predoctorales cuya vigencia temporal se duplica; contratos de acceso de cinco años; contrato de ‘investigador distinguido’; y la instauración de criterios de “movilidad geográfica, para que España sea un destino de atracción del mejor talento científico e investigador”.