16 de enero de 2018 | Actualizado: Martes a las 13:50

Pfizer España despide a 30 de sus directivos

Los altos cargos afectados se han enterado por sorpresa de la decisión y estudian acciones legales

Jueves, 19 de noviembre de 2015, a las 18:49
Javier Leo. Madrid
Terremoto en la multinacional farmacéutica Pfizer en España. Según ha podido confirmar en exclusiva Redacción Médica, este jueves la compañía ha hecho efectivo el despido de en torno a una treintena de directivos y altos cargos de la compañía.

Beatriz Faro, directora general de Pfizer España.

Tal y como ha podido conocer este diario a través de fuentes cercanas al laboratorio, el motivo de los despidos ha sido una supuesta infracción del ‘compliance’ o código interno de la farmacéutica estadounidense. El ‘compliance’ es una fórmula de control interno habitual en multinacionales que tiene por objetivo asegurar el cumplimiento de las directrices de la matriz en todas sus filiales.

Al parecer, la mala práctica a la que se atribuyen los despidos está relacionada con el medicamento Enbrel (etanercept), indicado contra la artritis. Con este fármaco como protagonista, un alto directivo del laboratorio en España fue despedido hace unos meses por intentar captar voluntades y fomentar el uso de este medicamento con argumentos más allá de los estrictamente científicos y al margen del ‘compliance’ de Pfizer España.

Dicho directivo llevó el caso a la matriz en Estados Unidos, desde donde se inició una investigación en profundidad del asunto. El resultado: 30 despidos más este jueves en la filial española a altos cargos que hicieron lo mismo que el primer directivo despedido y también a todos aquellos que, siendo conocedores de que otros compañeros llevaban a cabo estas prácticas, no lo denunciaron.

Acciones legales

En este sentido, fuentes no oficiales han asegurado a Redacción Médica que los directivos afectados se han concentrado en un hotel de Madrid cercano a la sede de Pfizer España (en la Avenida de Burgos) con sus respectivos abogados. El objetivo de dicha reunión ha sido consensuar tanto su postura como las acciones legales a llevar a cabo ante la decisión fulminante de la farmacéutica.

Las mismas fuentes indican que el proceso ha sido ejecutado “por sorpresa”, ninguno de los implicados lo sospechaba, pero “limpio”. A primera hora de este jueves, los directivos se han encontrado con sus despachos cerrados con llave y todos sus accesos revocados, por lo que han sido invitados a marcharse de la central madrileña de Pfizer tras presentárseles el correspondiente escrito.

Pfizer ha planteado un despido con escrupuloso respeto a la legalidad vigente. Es decir, ha ofrecido a los directivos una indemnización de 45 días por año hasta 2012 y 20 días de ahí en adelante. La argumentación legal se ha basado en una serie de datos recopilados entre los que se incluyen conversaciones telefónicas, correos electrónicos y documentación diversa. El anuncio oficial a los empleados de la compañía acerca de lo sucedido se hará este viernes por la mañana.