Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

País Vasco impulsa la presencia de ingenieros en el campo de la medicina

Acuerdo entre la Euiti de Bilbao y la Academia de Ciencias Médicas

Martes, 20 de diciembre de 2011, a las 18:09

Redacción. Bilbao
La creación del Aula de Bioelectrónica, iniciativa pionera en el País Vasco y fruto del Acuerdo Marco de Colaboración entre la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial (Euiti) de Bilbao y la Academia de las Ciencias Médicas denominado Ingeniería y Salud, viene a cubrir “un déficit” existente en la comunidad científica y médica del País Vasco respecto de la Ingeniería Biomédica.

Acto de inauguración del Aula de Bioelectrónica en Bilbao.

Según explican los responsables del proyecto, ambas instituciones han coordinado sus esfuerzos para ofrecer a la primera promoción una formación en materias tales como los fundamentos físico matemáticos para el estudio de la bioelectrónica, un curso de tratamiento de señales bioeléctricas y un curso de prácticas de bioelectrónica e instrumentación biomédica.

En palabras del director del Aula, Manuel Sánchez Moronta, “la bioelectrónica representa una parte del conocimiento tecnológico de la instrumentación. Es utilizada en el estudio y desarrollo de instrumental electrónico para diagnóstico, tratamiento e investigación en las áreas relacionadas con la biología y la salud”. En lo que se refiere a sus aplicaciones prácticas, el especialista considera que “campos como la electrocardiografía, la electroencefalografía, la electrodermografía o la espirometría o análisis del sistema respiratorio se ven beneficiados por los avances de la bioelectrónica”.

Matiza Sánchez Moronta que “la determinación de una mayor variedad de parámetros en el paciente por procedimientos más o menos invasivos, la miniaturización de los transductores y la fiabilidad y precisión de las medidas tiene una enorme repercusión en la calidad de vida del paciente”.

Tal y como aseguran desde la dirección del Aula, “es necesaria una interacción entre la ingeniería y la medicina para lograr que se avance en el campo de la instrumentación tecnológica. Hasta la fecha”, recuerda el presidente de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao, Juan Goiria, “así como en fisiología se trabaja desde hace años con bioseñales, la ingeniería ha tenido aparcado este campo durante años, creándose un déficit de profesionales. La biolectrónica integra campos como la medicina, ingeniería electrónica y de software”.