11 dic 2018 | Actualizado: 19:10

Nuevas técnicas para los pacientes más complejos de aneurisma de aorta

Es la primera vez que se implantan estos dispositivos en la red pública de Aragón

jue 11 julio 2013. 12.23H

Redacción. Zaragoza
El Servicio de Cirugía Vascular del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza (HUMS) ha realizado por primera vez en la sanidad pública aragonesa, el implante de dos prótesis aórticas intravasculares que aportan una solución a pacientes descartados para cirugía abierta por su morbi-mortalidad asociada ya que se implantan con una técnica endovascular que no precisa abrir el tórax ni el abdomen de los pacientes.

Equipo del Servicio de Cirugía Vascular del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

La implantación de este tipo de endoprótesis, de diseño y fabricación europea en este caso, realizada con métodos mínimamente invasivos, ha resultado un éxito y supone una prestación de gran importancia para enfermos de aneurisma toraco-abdominal cuyas características anatómicas no permiten utilizar las endoprótesis habituales. Así pues a este tipo de enfermos se les puede implantar unas prótesis por dentro de la aorta diseñadas a su medida y con intervenciones con mucho menor riesgo que la cirugía abierta.

El gerente del Sector Zaragoza I y II,  José Huelin, elogia la puesta en marcha de todos aquellos procedimientos terapéuticos, como el implante de prótesis aórticas endovasculares que evita la cirugía abierta, que suponen una innovación y una mejora sustancial en el adecuado tratamiento de los pacientes afectados por la patología vascular y que se van a ver beneficiados por estas innovadoras técnicas.

Miguel Ángel Marco Luque, jefe de servicio de Angiología y Cirugía Vascular del HUMS, y la doctora Ana Cristina Marzo, integrante del citado servicio, explican que estos pacientes sufren aneurismas (dilatación) de la aorta (la arteria más grande del cuerpo) a nivel del tórax y abdomen por encima de las vías arteriales renales, que puede comprometer además a las vías arteriales intestinales, del estómago y del hígado. Esto es un problema con escasa incidencia pero de extrema gravedad.

Los aneurismas de aorta en la zona alta (torácica) o baja (infrarrenal) se tratan con endoprótesis desde hace más de quince años en este centro zaragozano; a pesar de ser cuadros de pronóstico muy grave y complejidad quirúrgica, la amplia experiencia de los cirujanos facilita el tratamiento endovascular, que aporta soluciones efectivas y poco cruentas.