Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50
Jueves, 13 de junio de 2013, a las 17:43

Redacción. Sevilla
La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, ha afirmado en el Parlamento regional que la enmienda al Proyecto de la Ley de Farmacovigilancia que modificará la Ley del Medicamento y que ha presentado en los últimos días el grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados afectará a la capacidad de compra de fármacos a precios más baratos y la política de uso racional del medicamento que tienen actualmente todos los hospitales públicos y que ha generado en España ahorros de más de 1.000 millones de euros.

María Jesús Montero.

Con esta enmienda, un nuevo obstáculo a la subasta andaluza de fármacos que se introduce ahora “por la puerta de atrás”, en palabras de Montero, se señala que el precio industrial de los medicamentos “no podrá ser objeto de modificación a efectos de prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud, salvo en el caso de que dicha modificación consista en un descuento porcentual o lineal aplicable en todo el territorio nacional”.  Por tanto, se impide la posibilidad de rebajas en el precio de los fármacos a no ser que las mismas se hagan por igual en todas las comunidades autónomas, obstaculizando cualquier medida de eficiencia impulsada por las mismas, como es el caso de Andalucía.

A pesar de esta “obsesión”, Montero ha anunciado que la Consejería que dirige seguirá adelante con el concurso de medicamentos en aras de la eficiencia del sistema sanitario público de Andalucía, buscando un ahorro de hasta 200 millones de euros al año y mejorando la calidad de la dispensación, en cuanto se reducen los inconvenientes que supone el cambio de presentación de las sucesivas dispensaciones.