12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Miguel Ángel Piris, subdirector del CNIO, se incorpora al Valdecilla

Comenzará su trabajo en el centro cántabro el próximo mes de marzo

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 16:54

Miguel Ángel Piris.

Redacción. Santander
El consejero de Sanidad del Gobierno de Cantabria, Luis Truan, ha anunciado el fichaje en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Miguel Ángel Piris, subdirector del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), donde se encarga de la dirección del Programa de Patología Molecular.

Así lo ha revelado Truan durante una comparecencia en el Parlamento de Cantabria, en la que ha concretado que la incorporación de Piris y su equipo se hará a principios del próximo mes de marzo. La presencia de este investigador, del que ha destacado su coeficiente de IH 45 en publicaciones científicas, permitirá “liderar” un proyecto científico con el que se dará un “salto cualitativo” que situará a la comunidad “a la vanguardia de la investigación”, ha subrayado Truan.

Miguel Ángel Piris nació en Zaragoza en 1952. Se licenció en la Universidad Complutense de Madrid en 1977 y obtuvo su grado de doctorado de honores de primera clase de la Universidad Autónoma de Madrid en 1991.

Se formó como un patólogo en el Hospital Virgen de la Salud, Toledo y la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. En 1982 realizó su formación avanzada en el Instituto de patología de la Universidad de Kiel, Alemania. Luego se trasladó al Hospital John Radcliffe en la Universidad de Oxford, Reino Unido en 1989.
Piris es miembro del panel de linfoma y leucemia, el grupo internacional de estudio de linfoma, ex presidente de la Asociación Europea de Hematología y jefe de la Red Española de Linfoma.

Hasta el año 2000 sirvió como consultor y jefe de sección en el departamento de patología del Complejo Hospitalario de Toledo y desde entonces ha sido nombrado como Director del programa de Patología Molecular del CNIO y líder del grupo de linfoma de CNIO. Piris ha contribuido a más de 195 artículos publicados en revistas científicas internacionales de prestigio.

La mayor parte de su investigación se ha centrado en las neoplasias linfoides, con numerosas contribuciones a la clasificación, la patogénesis molecular y el análisis de las alteraciones en el control del ciclo celular, regulación transcripcional y señalización de supervivencia. Desde el año 2000 se ha centrado su trabajo en la aplicación de las técnicas moleculares a la identificación de nuevos marcadores de diagnósticos.